Nido de Víboras

228

Por Kukulkán

VIMOS UN PRESIDENTE cansado en esta su primera gira de trabajo después del confinamiento social por el Covid-19. Tal vez nos engañen los círculos de sanidad para protegerlo de su salud, y esa falta de acercamiento con la gente dé como resultado un efecto falso.

O EL COVID TE HACE IMPERSONAL o el presidente Andrés Manuel López Obrador anduvo como de paseo por Quintana Roo sin entusiasmo. Discursos sin muchas ganas y en el ambiente se notó desánimo. Pará empezar la logística fue mala. Muy mala.

***

ESTA GIRA de AMLO deja a las víboras de este nido con un mal sabor de boca porque la lejanía que mantuvo con la sociedad, que desde el inicio de su gobierno ha sido la característica, fue muy notoria. Pero, sin duda, debe cambiar la logística porque está cayendo en lo que tanto criticaba.

POR EJEMPLO, EN LA inauguración del inicio de las obras del Tren Maya fue una verdadera falla no invitar a la comunidad. Miles estaban muy  entusiasmados por verlo. Hubo familias enteras que permanecieron bajo la lluvia en la calle principal empapadas esperándolo. Pero nunca llegó por esa parte. Luego asistieron y tampoco pudieron verlo o, al menos, escucharlo. Ese es un grave problema para los de avanzada.

AÚN ASÍ los habitantes de La Ideal y de El Cedro sólo se desilusionaron, pero no despotricaron contra el presidente. A todos les pareció una ofensa, muy grave, que no los hayan invitado. Había mucho lugar para estar y ni eso pudieron hacer bien. No sabemos cuáles serán las repercusiones por esta “falla de logística”.

***

LA QUÉ DIO mucho de qué hablar durante la gira fue la alcaldesa de Benito Juárez, Hermelinda Lezama. Ese cubrebocas la hizo ver “diferente” a la corriente política e ideológica del Presidente. Muy grave, porque al parecer ella ya se asume en otro partido o, de plano, anda confundida con los colores y las posiciones de derecha o de izquierda. Muy mal.

***

HAY QUE DESTACAR la cortesía republicana del gobernador Carlos Joaquín González durante cada uno de los eventos en que acompañó al Presidente. Se mantuvo con un discurso cercano, federalista, con oficio y que provocó una muy buena reacción en López Obrador. Son dos estilos muy diferentes pero compatibles en la República. No hubo desaires ni protocolos insulsos.

TAMBIÉN PODRÍAMOS deducir en esta gira un muy buen entendimiento entre el gobernador y el Presidente. Más allá de diferencias ideológicas, que al parecer la democracia se encarga de acomodar, ambos mandatarios son una excelente representación del México moderno. Creemos, incluso, en este nido que el Presidente se siente mejor aquí que con gobernadores de su color. Hay oficio.

@Nido_DeViboras