La pelea por el 2021

876
  • Los partidos políticos se encaminan a la elección del 2021 divididos, desacreditados y abandonados por sus militantes.

ÉRIKA HERNÁNDEZ Y GUADALUPE IRIZAR
CIUDAD DE MÉXICO.-Los partidos políticos se encaminan a la elección del 2021 divididos, desacreditados y abandonados por sus militantes.

La elección del 2018 dejó al PRI, al PAN y al PRD prácticamente desdibujados en la escena pública. Numéricamente perdieron miles de afiliados, y muchos de sus liderazgos nacionales o estatales los abandonaron.

Andrés Manuel López Obrador no sólo llevó a Morena a ganar la Presidencia de la República, su figura ayudó al partido a convertirse en primera fuerza en 20 de los 32 congresos estatales y a gobernar 15 capitales del País.

El PRI es uno de los partidos más golpeados, pues desde el 2016 fue perdiendo espacios hasta quedar como tercera fuerza en la elección presidencial del 2018. Actualmente gobierna al 35 por ciento de la población en el País, pero Morena está cerca, con el 29 por ciento.

El tricolor se jugará en esa elección, programada para el próximo año, 8 de sus 12 gubernaturas que tiene, mientras que el PAN 4 de las 10 que mantiene, y el PRD la única que le queda.

Morena estará a prueba en Baja California, entidad donde el partido está polarizado y es duramente criticado por diversos sectores, ante el papel que ha desempeñado Jaime Bonilla, primero como candidato y ahora como Gobernador.

Con apenas un año y medio en el poder, su diversidad de tribus hacen que Morena viva desde el 2019 enfrentado y empantanado en una crisis interna. Intentaron darse un respiro al elegir al diputado Alfonso Ramírez Cuéllar como dirigente temporal, pero en las últimas semanas ha mostrado que sus iniciativas son contrarias a lo que promueven sus bancadas en el Congreso y el propio Presidente de la República

En la elección intermedia participaran las organizaciones políticas que logren su registro como partidos nacionales, lo cual sucederá antes del 31 de agosto.

“Morena y quienes conforman la llamada Cuarta Transformación se juega la continuidad de su proyecto político.

“Mientras que la Oposición se juega la oportunidad de repuntar y volverse competitiva en la elección presidencial del 2024. Ante la desestructura y conflictos internos que tienen todos los partidos, podríamos decir que el sistema de partidos es endeble”, indicó el investigador de la UAM, Luis Eduardo Medina.

Organización maratónica

Por primera vez, las 32 entidades federativas tendrán una elección local el mismo día. En 15 de ellas se renovará Gobernador, Alcaldías y Congreso; mientras que en 13 estados cambiarán Ayuntamientos y diputados; en dos sólo legisladores locales y en dos más únicamente Ediles.

Para el consejero electoral Jaime Rivera, en la elección del 2021 estará a prueba la capacidad del INE y de los organismos electorales locales.

En comparación con el 2018, habrá cerca de 6 millones de electores más, y se instalarán 161 mil casillas, 4 mil más que en la elección presidencial.

Los cargos de elección también serán superiores, unos 3 mil más, y la contratación de 50 mil empleados adicionales a la estructura actual del INE, quienes serán los encargados buscar un millón 127 mil funcionarios de casilla, capacitarlos y auxiliarlos en la jornada electoral del 6 de julio.

“Por grande que sea la elección, hay la capacidad de llevar a cabo correctamente el proceso, en forma legal y transparente. Uno de los principales retos será lograr que los actores políticos respeten las leyes, no hagan uso de recursos públicos, y de no hacerlo sancionar”, indicó el consejero.

El Congreso debió aprobar en mayo las leyes secundarias para normar la reelección, al no hacerlo, el INE tendrá que expedir acuerdos y reglamentos para solventar ese incumplimiento.

“Le corresponderá al Instituto emitir las normas y en su caso al Tribunal confirmar. En el caso local hay estados que ya tienen reglamentación y en los que no, las autoridades electorales harán lo mismo”, explicó.

Por primera vez, el órgano electoral implementará el voto electrónico en 10 entidades, y el INE no sólo estará a cargo del PREP de la Cámara de Diputados, sino que también supervisará los programas preliminares de todas las entidades federativas.

Radicalización política

A un año de las elecciones,José Antonio Crespo, analista político e investigador del CIDE, consideró que el país está en una situación difícil y cada vez más polarizada, en donde los actores políticos se están radicalizando.

El especialista electoral señaló que si se sigue por ese camino, a la polarización política y social, así como a los problemas económicos y de salud por la pandemia, se pueden sumar radicalismos peligrosos de una derecha radical que piden que AMLO se vayan y de un extremo de quienes lo apoyan del otro lado.

“Hay que ver cómo estamos en un año en cuanto a economía e incluso la situación de salud por el virus. Hoy vemos todavía un ambiente más polarizado, con radicalismos más fuertes de un lado y de otro que generan un ambiente más ríspido en lo electoral”, apuntó.

Dijo que de seguir las tendencias que hay registran diversos estudios de opinión, Morena podría repetir la mayoría en la Cámara de Diputados y varias de las 15 gubernaturas en juego.

Contrapeso legislativo

Pese a las críticas de muchos sectores, la Cámara de Diputados ha sido acompañamiento y contrapeso del Poder Ejecutivo Federal, consideró Sergio Gutiérrez, diputado federal por Morena y secretario de la mesa directiva en la Comisión Permanente.

“La Cámara ha tenido un papel de acompañamiento y de contrapeso. Se ha malentendido esto. El partido del gobierno en la Cámara, tiene que apoyar al gobierno, esto es normal en cualquier democracia del mundo”, expresó el diputado Gutiérrez.

Y añade; “Yo diría que también ha sido contrapeso porque no todo lo que ha enviado el Ejecutivo se aprueba igual, como fue el caso de la iniciativa sobre la Guardia Nacional”.

Te puede interesar: Tráfico de personas vinculado a la banda de la Riviera Maya