Señalan impacto ambiental del Tren Maya

225
  • Conservacionistas afirman que Tren Maya causará un daño ambiental, al traer demasiados turistas y nuevos residentes a la región del sureste.

GUADALUPE OVIEDO / AGENCIA REFORMA
CANCÚN, QR.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un ambicioso plan para generar ingresos para las comunidades en su mayoría pobres e indígenas de la península de Yucatán: un tren de 6.5 mil millones de dólares y mil 528 kilómetros que llevaría a miles de visitantes a los sitios arqueológicos mayas, destacó The Wall Street Journal.

El diario señaló que los conservacionistas, por otro lado, dicen que el tren dañará el medio ambiente al traer demasiados turistas y nuevos residentes a la región, lo que podría resultar en un suministro de agua sobrecargado, deforestación y contaminación.

Dijo que especialmente vulnerable es la jungla de Calakmul, un ecosistema altamente biodiverso que junto con dos reservas adyacentes en México y Guatemala forma la segunda selva tropical contigua más grande del hemisferio occidental después del Amazonas.

“Con las selvas tropicales, su gran importancia es la filtración de agua. Es un recurso del que todos dependemos como sociedad. La región de Calakmul es una de las áreas más importantes de captura de agua en la tierra”, indicó Maria Andrade, directora de ProNatura Yucatán, un grupo ambientalista, y crítica del proyecto. “Si esta selva tropical desaparece, estamos condenando a especies clave, carismáticas, especies emblemáticas de México, a la extinción”.

Gana ‘Cal y Mayor’ contrato para supervisión de Tren Maya

Detrás del debate sobre el Tren Maya está la cuestión de qué hacer para mejorar las condiciones sociales en Yucatán, que históricamente ha quedado fuera del desarrollo y la prosperidad de las regiones central y norte de México, y si o no aumentar el turismo, incluso se puede hacer de una manera ecológica.

López Obrador dice que ve la degradación ambiental como resultado de la desigualdad: cuando las personas pobres no tienen otras opciones, recurren a actividades como la tala ilegal y la limpieza de tierras de la selva tropical para el ganado para ganarse la vida. La solución, indica, es el desarrollo económico.

El Tren Maya es uno de los pocos megaproyectos planificados, incluido un nuevo aeropuerto de la Ciudad de México y una refinería de 8 mil millones de dólares que se está construyendo en el estado natal del presidente de Tabasco, que López Obrador ha dicho que la crisis del coronavirus no retrasaría.

Las autoridades mexicanas mencionan que el proyecto del tren se está planificando de una manera sostenible que evitará el daño ambiental causado por el sobredesarrollo en los populares resorts de playa de Cancún, Tulum y Playa del Carmen. Una vez que las costas y playas vírgenes de la costa este de la península han sido dañadas por la contaminación y pavimentadas para dar paso a hoteles y autopistas.

Los ambientalistas señalan ejemplos de iniciativas de ecoturismo en todo el mundo que han fracasado. En las Islas Galápagos de Ecuador, famoso como el lugar donde Charles Darwin realizó una investigación que se convirtió en su teoría de la evolución, el gobierno abrió o amplió dos aeropuertos en el archipiélago en 2007 y 2012, lo que resultó en un gran salto en el número de turistas. El aumento del tráfico trajo especies invasoras que mataron a algunos animales nativos.

“No existe el turismo sin costo”, dijo David Weaver, un geógrafo que enseña en la Universidad Tecnológica de Queensland en Brisbane, Australia, y ha escrito un libro sobre turismo sostenible. “Todavía estamos esperando que esos ejemplos de turismo sostenible se realicen correctamente”.

El diario dijo que el Tren Maya es solo el último de una serie de movimientos de López Obrador que han enojado a expertos en daño ambiental. Se irritan por los profundos recortes que ha hecho a la agencia de protección ambiental de México y a los grupos ecologistas de la sociedad civil, al mismo tiempo que duplican las inversiones en Pemex.

La administración también ha cancelado las rondas de licitación para proyectos de energía limpia en energía solar y eólica, que según los expertos complicarán los objetivos de México en virtud de los Acuerdos Climáticos de París para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Está claro que a este tipo no le importa el medio ambiente”, dijo Gustavo Alanis-Ortega, director del Centro Mexicano para los Derechos Ambientales, una organización sin fines de lucro.

Adrián Fernández Bremauntz, fundador y director ejecutivo de la Iniciativa climática sin fines de lucro México, dijo que se siente “totalmente traicionado”.

Te puede interesar: Gana ‘Cal y Mayor’ contrato para supervisión de Tren Maya