El deporte y su lado sucio

108
  • La organización de eventos relacionados con deporte sin responsabilidad ecológica puede generar un impacto en el medio ambiente.

YAREK GAYOSSO / AGENCIA REFORMA
CIUDAD DE MÉXICO.- La organización de eventos masivos relacionados con el deporte sin responsabilidad ecológica puede generar un impacto en el medio ambiente.

Ir a un partido de futbol en vehículo impacta en la contaminación atmosférica, el consumo de productos y alimentos dentro de un evento genera toneladas de residuos sólidos urbanos, el ruido de un estadio que alcanza los 120 decibeles o 250 en el caso de las carreras de autos como el Gran Premio de la Ciudad de México provocan contaminación auditiva, la fricción de las llantas en la pista genera emisiones tóxicas, incluso el hábitat animal sufre estas consecuencias como las aves que se encuentran en los árboles, explica Carlos Álvarez Flores, Presidente de México, Comunicación y Ambiente A.C, además experto en gestión de residuos y cambio climático.

“El Estadio Azteca alberga 90 mil personas, impacta al ambiente porque se transportan en vehículos, y cuando llegas a Tlalpan hay embotellamiento porque es insuficiente el trasporte colectivo”, enfatiza Álvarez.

“En México no tenemos la costumbre ni la cultura ni educación ambiental para separar la basura y desaprovechamos porque todos esos envases son reciclables porque pueden regresar a sus cadenas de valor y no tendrían que irse mezclados con los orgánicos”.

De acuerdo con el especialista, durante tres días de celebración del Gran Premio de la Ciudad de México pueden generarse 500 toneladas de basura debido a que cada persona aporta más de un kilo de residuos sólidos urbanos.

Despiden a 76 de equipos de la Liga Femenil

“Las llantas son hule y en temperaturas de 50 grados que alcanzan en la pista emiten emisiones, todas son tóxicas, más el combustible, que no es tan sucio, es un combustible especial, pero aún así hay emisiones.

“Y los que están más cerca son los que están en pits y son los que reciben más impacto a la salud, deberían traer máscaras especiales, pero se acostumbran”, explica.

CUBREBOCAS Y EJERCICIO

Salir a trotar o correr en la Ciudad de México es exponerse a la calidad atmosférica debido a la contaminación del Valle de México, y ahora con el uso de cubrebocas tendrá que cultivarse una responsabilidad social para aislar esta mascarilla desechable y no tirarla en la calle o los botes de basura.

“Tenemos lineamientos del Gobierno Federal, de la Secretaría de Salud y del Medio Ambiente no podemos tirarlos en ningún lugar, tenemos que aislarlos, ahí es donde tenemos más problemas en la ciudadanía. Vamos a usar bolsas de plástico, que estaban prohibidas, ante la pandemia si vamos a hacer una actividad deportiva, en casa lo tengo que poner en otra bolsa para separar estos residuos, implica un comportamiento más responsable porque muchas veces aunque no tengamos síntomas podemos ser portadores”, apunta el medioambientalista.

Todo esto, añadió Álvarez, sin considerar la habitual polución de la capital mexicana.
“El maratón es una exigencia muy alta en un ambiente tan contaminado como la Ciudad de México (2 mil 250 msnm), es diferente al que se hace en Londres (11 msnm) y Nueva York (10 msnm) porque se hace a nivel del mar”.

Impacto ambiental

Efectos provocados durante eventos masivos relacionados con el deporte en México:

– Contaminación auditiva al estar cerca de los pits en una carrera en la que puede haber hasta 250 decibeles de sonido, es decir cuatro veces más de lo que marca la norma para no tener una afectación en el sistema nervioso o al oído.

– Lo animales reciben afectación por ruido y contaminación en las ciudades.

– Impacto ambiental con el uso de automóviles para trasladarse a un evento deportivo.

– El consumo de comida en los estadios o inmuebles genera residuos sólidos.

– Impactos por emisiones en carreras automotores tras el roce de las llantas en la pista.

Contaminación es azote de deportistas

De 158 días que transcurrieron del 1 de enero al 7 de junio sólo 42 días han sido considerados limpios y en los que se puede realizar un deporte al aire libre en la Ciudad de México; 45 días, en el Estado de México, y 27 días en la Zona Metropolitana del Valle de México.

Estas cifras se traducen en que cada 5 días se puede realizar un deporte al aire libre, claro no en un escenario de pandemia o contingencia sanitaria.

Es decir, los niveles de contaminación son altos para las personas que salen a practicar un deporte de manera recreativa, de acuerdo con Víctor Alvarado, gerente de movilidad de cambio climático para el poder del consumidor.

“Las cifras nos indican que al año 37 mil personas mueren por enfermedades respiratorias o cardiacas por la mala calidad del aire, tanto las personas en general como las que practican un deporte.

“La atmósfera está plagada de diversos contaminantes como el ozono y las partículas suspendidas, monóxido de carbono, dióxido de azufre o plomo. Por ejemplo: las afectaciones por ozono es la congestión nasal, asma, irritación de ojos. Todo dependerá de cuánto tiempo la persona esté expuesta”, indica Alvarado.

Pese a la reducción de movilidad por la pandemia existen altos niveles de contaminación en el aire debido a las actividades personales que producen contaminantes.

Y ante el escenario de la contingencia sanitaria las recomendaciones federales es continuar ejerciéndose en casa, pero una manera segura de hacerlo cuando se levanten las medidas será utilizando la aplicación Aire de la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México, que mide la calidad del aire por Alcaldía.

“La zona metropolitana cuenta con una de las grandes aplicaciones a nivel mundial. No sólo te dice por Alcaldías las condiciones de calidad del aire, también desarrollaron una correlación con la pandemia haciendo recomendaciones con estos dos grandes temas”, apunta.

Efectos tóxicos
Contaminantes atmosféricos y su daño a la salud:

Ozono: congestión nasal, asma, irritación de ojos, menor resistencia a las infecciones
Partículas suspendidas: Bronquitis, irritación de nariz y garganta, mayor mortalidad en adultos mayores

Monóxido de carbono: Reducción del transporte de oxígeno en la sangre
Plomo: Menor capacidad de filtración en los riñones; afecta el desarrollo del feto
Bióxido de azufre y óxidos de nitrógeno: Daño pulmonar

Compuestos orgánicos volátiles: Cáncer y malformaciones congénitas
Fuente: Semarnat

Índices de aire y salud

Buena: Se considera que el riesgo es mínimo. Disfruta las actividades al aire libre.

Aceptable: Moderado. Las personas sensibles pueden experimental síntomas respiratorios. Considera reducir las actividades físicas vigorosas al aire libre. Existe probabilidad de disminución en la capacidad pulmonar en personas sanas. Incremento en la probabilidad de aparición de síntomas respiratorios en personas sensibles (niños, ancianos, personas con deficiencias nutricionales, personas que realizan actividades en exteriores, ciclistas, trabajadores). Evita las actividades físicas (tanto moderadas como vigorosas) al aire libre.

Muy mala. Muy alto. Incremento en síntomas cardiovasculares, como dolor precordial, en personas enfermas del corazón, así como mayor probabilidad de muertes prematuras en personas con enfermedad cardiaca o pulmonar. No realices actividades al aire libre. Acudir al médico si se presentan síntomas respiratorios o cardiacos

Extremadamente mala. Extremadamente alto. agravamiento de síntomas en personas sensibles (niños, adultos mayores, persona con deficiencias nutricionales) y en personas con enfermedad pulmonar (asma y EPOC). Agravamiento de síntomas cardiovasculares en enfermos del corazón (como angina de pecho) e incremento en la probabilidad de muerte prematura en personas con enfermedad pulmonar y cardiaca. Permanece en espacios interiores. Acudir al médico si se presentan síntomas respiratorios o cardiacos.

Fuente: www.aire.cdmx.gob.mx

Te puede interesar: Despiden a 76 de equipos de la Liga Femenil