NIDO DE VÍBORAS

262
Nido de Víboras

 

 

Por Kukulkán

EN ESTE NIDO no sabíamos, en serio, la gran atracción que siente el jefe de la Policía de Quintana Roo, Alberto Capella, por el Gran Hermano. Es decir, esa figura del que todo lo ve. Las visitas que hemos hecho a la emblemática Zona Hotelera durante los días del Covid-19 siempre habían sido registradas por los oficiales de los retenes del lado del Aeropuerto y hacia la Zona Centro de Cancún. Pero de eso a que tomen foto del reportero-víbora y de documentos, es otro asunto.

NI EN LAS coberturas de la guerrilla del EZLN en Chiapas ni cuando los enfrentamientos de El Charco ni del EPR el Ejército Mexicano, y menos la policía estatal, se puso tan exigente con los documentos y las revisiones. Entendemos al famoso Rambo de Tijuana la labor por saber con exactitud quiénes entran y quiénes salen de la Zona Hotelera en materia de medios, porque no todos los que dicen son ni todos los que son lo dicen. Una especie de paranoia policiaca asintomática dada en estos casos por cómo trabajan las mafias. Lo sabemos.

EL JEFE CAPELLA ha sido muy cauto, entendemos, pero el seguimiento a este nido desde que entramos hasta que salimos de la Zona Hotelera es atroz. Revisión de documentos, preguntas de qué se hará, dónde y el por qué. Además, ¡fotografía! Deberíamos relajarnos o cambiar la estrategia para evitar el “paranoinismo” (pariente del “sospechosismo”) porque luego hay malas interpretaciones.

SABEMOS QUE Capella lo hace para vigilar porque sí es una zona no sólo en proceso constante de  desinfección del Covid-19, o al menos se espera mantener con esa etiqueta, sino de evitar cualquier eventualidad que pudiera espantar al todavía raquítico turismo en la nueva normalidad. Las víboras irán a los nidos de la Zona Hotelera y seguirán informando.

* * *

A PROPÓSITO de estos temas policíacos, nos llama la atención las declaraciones del obispo de los pecadores Legionarios de Cristo de la prelatura Cancún-Chetumal, Pedro Pablo Elizondo Cárdenas, de mágicamente prever, así como una iluminación, el aumento de violencia en Quintana Roo, “por las personas desempleadas”. Así lo dijo, en serio. Pero además calificó de “discursos alegres” los informes del gobernador Carlos Joaquín González y de Alberto Capella. Venenos celestiales cubiertos de pederastia.

* * *

LOS TONOS de los escándalos de corrupción y mal manejo de la administración municipal de Cancún, han pasado de un moreno descolorido a un rojo intenso, pero más dominantes de un verde perico, en las redes sociales. Le ha llovido sobre mojado a Hermelinda Lezama y más por sus intenciones políticas de contender para la gubernatura de Quintana Roo. Seguramente lo hará con sus siempre amigos, los verdes, comandados por el Niño Verde, el padrino de este grupo de políticos donde anda la alcaldesa, Jorge González.

MÁS CUANDO el nuevo coordinador legislativo local es Gustavo Miranda, un adorador a ultranza de Paulo Coelho (leyó bien) y con pocas cosas en la mochila del conocimiento político. Es lamentable cómo el Verde Ecologista y Hermelinda Lezama, con el camuflaje de Morena, han hecho de la ecología y el Ayuntamiento un gran negocio de familia. Las víboras verdes cambian de piel.

 

@Nido_DeViboras