Condenan Carlos Joaquín y Capella ataque a Jefe de la Policía en CDMX

174
Condenan Carlos Joaquín y Capella ataque a Jefe de la Policía en CDMX

El Gobernador Carlos Joaquín González y Secretario de Seguridad Alberto Capella condenaron el atentado a Jefe de la Policía en CDMX.

RUBÉN TORRES

CANCÚN. Q.ROO.- Carlos Joaquín González y Alberto Capella, Gobernador y Secretario de Seguridad Pública del estado de Quintana Roo respectivamente, condenaron de manera enérgica el atentado que sufrió el Secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, en la Ciudad de México.

“Lamento y condeno el ataque ocurrido al Secretario de Seguridad #CDMX @OHarfuch y deseo su pronta recuperación. Expreso mi solidaridad con la Jefa de Gobierno@Claudiashein”, se lee en el mensaje del jefe del Ejecutivo estatal a través de su cuenta de Twitter.

En un primer posteó Alberto Capella expresó su solidaridad con el jefe policial, a quien calificó como su amigo.

“Mi solidaridad contigo hermano y mi más sentido pésame con la pérdida irreparable de tus amigos y compañeros de esta complicada tarea. Te deseo pronta recuperación. Te abrazo con el respeto y cariño que te mereces’’.

En otro Twitter el director de la policía del estado de Quintana Roo, lamentó la emboscada, que duró aproximadamente 20 minutos, y en la cual fallecieron, ademàs de dos escoltas, una ciudadana que circulaba por el lugar al momento del ataque.

“Lamento muchísimo el cobarde atentado contra mi colega y buen amigo @Harfuch un hombre valiente, capaz, profesional y patriota, deseo su pronta recuperación y que se haga justicia contra los responsables de tan denostable hecho’’.

El Secretario de Seguridad Ciudadana capitalino, Omar García Harfuch, sufrió un atentado esta mañana en la Colonia Lomas de Chapultepec, informó la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

El funcionario se reporta estable; en el lugar fallecieron dos de los escoltas del funcionario y una mujer que circulaba por el lugar al momento de la emboscada.

Te puede interesar: Fuimos atacados cobardemente.- García Harfuch