A pesar de que el coronavirus ya se perfilaba como una pandemia mundial a principios del presente año, la alcaldesa Laura Beristain optó por derrochar recursos públicos por más de 10.1 millones de pesos en eventos realizados entre enero y marzo pasado.

Sin prever la falta de liquidez que agobia al municipio de Solidaridad, la morenista decidió “tirar la casa por la ventana” mediante la utilización de recursos públicos a través del esquema de “adjudicación directa”, es decir sin licitación pública, invitación ni convocatorias abiertas para el concurso entre proveedores.

Ve más videos en nuestro canal