Crece 114 por ciento robo de gas

257
Crece 114 por ciento robo de gas
  • Entre enero y abril se reportaron 653 tomas clandestinas a ductos de gas, un aumento de 114% respecto al mismo periodo de 2019, según Pemex.

BENITO JIMÈNEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- La ordeña de gasolinas disminuyó, pero los huachicoleros ahora se dedican al robo de gas.

Los piquetes a ductos para la ordeña de gas doméstico aumentaron 114 por ciento en el primer cuatrimestre de este año en comparación con el mismo periodo de 2019, revelan cifras oficiales de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Autoridades reportaron el hallazgo de 653 tomas clandestinas de gaschicol entre enero y abril de este año, contra las 304 registradas en el mismo periodo de 2019.

Puebla, Estado de México, Tlaxcala y Querétaro son los estados con más piquetes este año.

En Puebla el robo de gas LP se focaliza en San Martín Texmelucan Tepeaca y Los Reyes de Juárez, municipios que ya estaban en la mira de autoridades desde el año pasado.

En el Edomex las zonas críticas están en Tepetlaoxtoc y Tezoyuca; en Tlaxcala en Nativitas y Nanacamilpa; mientras que en Querétaro el problema de centra en San Juan del Río.

Por los piquetes a gasoductos, Pemex presentó 7 denuncias en 2018; 10 en 2019 y 32 hasta abril de este 2020.

De las 653 tomas clandestinas de gas LP atendidas hasta abril de este año, el 77 por ciento de concentra en Puebla con 508 piquetes a ductos que transportan gas, precisa el informe de Pemex solicitado vía Transparencia y fechado el 1 de junio.

Querétaro, Veracruz, Tabasco, Hidalgo y hasta Guanajuato son los estados que este año aparecieron en la lista de entidades con gaschicol.

En contraste, el huachicol o robo de gasolinas se redujo en un promedio mensual del 38 por ciento.

Datos de la petrolera refieren que mientras en 2019 se reportaron 5 mil 555 tomas clandestinas entre enero y abril, en el mismo periodo de este año fueron 3 mil 430. El promedio mensual pasó de mil 388 a 857.

De las atendidas este año, el 34 por ciento se localizó en Hidalgo.

La estrategia federal contra el robo de combustible implicó, entre otras cosas, la determinación de áreas geográficas donde se localiza el mayor índice de incidencia delictiva; el incremento del efectivo de las Fuerzas Federales para coadyuvar en las acciones de vigilancia y patrullaje a los ductos, así como el control de accesos y salidas de las instalaciones de la empresa, según el citado reporte oficial.

Te puede interesar: Gobernador de Tamaulipas dio positivo a Covid-19