Enfrenta ‘Vasco’ quema del descenso

156
Enfrenta ‘Vasco’ quema del descenso

El Vasco” es un bombero probado en España, ya salvó del descenso al Osasuna, Espanyol y Zaragoza, ahora solo necesita sumar nueve puntos.

 

JOANI CRUZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Ni siquiera Javier Aguirre es capaz de apagar el fuego que consume al Leganés en La Liga.

“El Vasco” es un bombero probado en España. Ya salvó del descenso al Osasuna, Espanyol y Zaragoza, pero la situación crítica del conjunto pepinero invita a que Aguirre pronto se unirá a una lista negra de mexicanos que perdieron la categoría en el futbol europeo desde que el propio estratega inició su andar en el Viejo Continente, en la campaña 2002-2003.

Andrés Guardado, Pablo Barrera, Giovani Dos Santos, Guillermo Ochoa (en dos ocasiones), Alan Pulido, Antonio Briseño y Raúl Gudiño ya saben lo que es descender en el balompié de Europa.

La lista es extensa y podría aumentar si Aguirre no consigue un auténtico milagro con el Leganés, a cinco fechas de que concluya el campeonato.

Logra Vela el ‘sueño americano’

El Leganés tiene 25 puntos, es penúltimo de la clasificación y en su calendario le restan rivales como Real Madrid, Valencia, Athletic de Bilbao, Espanyol y Eibar, los dos últimos adversarios directos en esa lucha. Por ahora necesita 9 puntos para salir de la zona roja.

El problema es que suma 4 derrotas y 2 triunfos desde que se reanudó el torneo.

Por esas mismas pasaron Guardado, Gio y Ochoa en España. “El Principito” perdió la categoría con el Deportivo La Coruña en la temporada 2010-11, Giovani bajó con el Mallorca en la 2012-13 y Ochoa hizo lo propio defendiendo al Granada en la 2016-17, quien ya había vivido un descenso en Francia, cuando defendió al Ajaccio en la campaña 2013-14.

En Portugal perdieron la categoría Antonio Briseño con el Feirense (2018-19) y Raúl Gudiño (2016-17), con el Unión de Madeira. Pulido sufrió de lo mismo con el Levadiakos (2014-15) en Grecia y Pablo Barrera bajó con el West Ham (2010-11).

Te puede interesar: UEFA sin ‘Plan B’ para Champions