Exigen rectoras un alto a la violencia de género

239
Exigen rectoras un alto a la violencia de género
  • En una carta dirigida a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y gobernadores, rectoras de universidades públicas exigen detener violencia de género.

RUBÉN TORRES

 

CANCÚN. Q. ROO.- Rectoras de universidades públicas y privadas del país reconocen que la violencia de género no inició en la administración de Andrés Manuel López Obrador.

No obstante, lamentan que no haya parado y, principalmente que el nuevo discurso continúe banalizando el problema, “así como nuestra existencia, derecho y todo lo ganado en décadas”.

En una carta dirigida a los Poderes de la Unión: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como a los 32 gobernadores de la República y los más de 2 mil 500 presidentes municipales, las rectoras hacen patente su indignación y el agravio contra las mujeres que no cesa, sino que aumenta.

La misiva, firmada también por Ana Patricia Sosa Ferreira, de la Universidad del Caribe de Quintana Roo, está dirigida especialmente a López Obrador.

Crean Fiscalía para investigar feminicidios en Quintana Roo

Esto, en consecuencia del asesinato de Guadalupe Martínez Aguilar, ex rectora de la Universidad Valladolid de Xalapa, Veracruz, asesinada en el interior de la misma casa de estudios hace siete días.

“Visibiliza la vulnerabilidad de los espacios educativos”, advirtieron las rectoras de las casas de estudio.

La misiva la firman también las rectoras de las universidades Claustro de Sor Juana, Carmen López-Portillo Romano; Silvia Elena Giorguli Saucedo, presidenta del Colegio de México; María Guadalupe Ibarra Ceceña, de la Autónoma Indígena de México y Sylvia Paz Díaz, de la Autónoma de Occidente.

Además de Teresa García Gasca, de la Autónoma de Querétaro y Sara Ladrón de Guevara González, de la Universidad Veracruzana.

“¿Qué garantías tenemos las mujeres hoy en México, si no existe un lugar en el espacio cotidiano en donde podamos estar seguras?”, preguntan a los representantes de los tres Poderes.

“Es escalofriante constatar que vivimos en tierra de nadie, dejamos que las cosas crecieran desde la década de los noventa en Ciudad Juárez, asumiendo que estaba muy lejos y que sólo pasaba a mujeres de estrato humilde, en una lógica enferma, discriminatoria, racista y clasista.

“Como líderes de universidades asumimos que nuestra obligación ante las mujeres de México es la de repensar cómo se forjan voluntades reales para conseguir cambios reales. En nuestras manos está la educación de mujeres y varones que ya forjan el futuro”.

Las rectoras de las universidades públicas y privadas añaden que desde su mirada universitaria, lo primero es no quedarse calladas, señalar la inequidad, sumarse a la lucha de las mujeres y hombres que buscan a sus hijas y sus hijos desaparecidos.

“Es fortalecer la lucha que antes del confinamiento crecía expresando a gritos en las calles o el silencio de nuestra ausencia.

“El derecho a la igualdad. Reiteramos nuestro llamado a fortalecer las instituciones que investigan la desaparición forzada y la violencia, así como aquellas que procuran justicia y, por supuesto, también a las que promueven la educación y la convivencia desde la no discriminación”.

Te puede interesar: Crean Fiscalía para investigar feminicidios en Quintana Roo