Buscan más papás el homeschooling

935
Buscan más papás el homeschooling
  • Padres de familia hablan más del homeschooling, pues exploran qué será lo mejor para sus hijos al iniciar el ciclo escolar en tiempos de Covid-19.

DANIEL SANTIAGO CRUZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En grupos de WhatsApp de padres de familia, la palabra homeschooling se menciona cada vez más en este verano en el que muchos exploran qué será lo mejor para sus hijos al iniciar el ciclo escolar en tiempos de Covid-19.

Muchas familias ya no pueden pagar altas colegiaturas, aunque se promuevan descuentos o negociaciones, o no ven conveniente hacerlo si la infraestructura física del colegio no puede aprovecharse con un regreso presencial incierto.

Al mismo tiempo, hay tendencias que responden a necesidades particulares, como las microescuelas, una variante del homeschooling en la que pequeños grupos de niños en el jardín de una casa son guiados por una pedagoga en un aprendizaje autodirigido.

“Para los de segundo grado (de primaria) para arriba está funcionando (la escuela en línea), pero para los chiquitos, no”, señala Dinorah Saldaña, madre de cuatro, uno de ellos en preescolar.

¿Cuál es la tela ideal para hacer tu cubrebocas?

“Es imposible tenerlos sentados frente a la computadora tomando una clase”.

Decidirse no es sencillo

La mayoría está sufriendo por el tema económico, señala Guillermo de León, papá y organizador de Expo Learning Schools, que en enero reunió la oferta de decenas de colegios en Cintermex y que el lunes iniciará su edición virtual mostrando materiales, mobiliarios y contenidos para aprender en casa.

“Si un papá paga una escuela de 10 mil pesos, ahora está buscando una escuela de 6 mil, 8 mil, pero en esta búsqueda está descubriendo estos otros métodos”.

En marzo, al llegar la pandemia¡, los colegios cerraron físicamente para adaptarse totalmente a una modalidad en línea.

Ahora que las autoridades ha anunciado que la escuela a distancia va para largo, muchos papás ven en el homeschooling como un cambio necesario, otros, como algo temporal.

En cualquier caso, tomar una decisión no es sencillo, pues además de la diversidad de formas de educar en casa, surgen preguntas por la seguridad de los niños en el caso de que tengan que convivir con otros chicos, aun en grupos pequeños, y existen dudas sobre la validez de los estudios.

Algunos sistemas de homeschooling ofrecen certificaciones internacionales revalidables en México y otros recomiendan presentar un examen con INEA al terminar primaria o secundaria.

Preescolar no requiere certificación.

Marisol Rodero, mamá y maestra con el método educativo Nobis Pacem, una escuela católica a distancia, comenta que muchos de los papás expresan el deseo de regresar a sus colegios cuando la situación se regularice.

“Pero no puedo garantizarlo (que los acepten de nuevo), debe haber una comunicación abierta con los colegios”, comenta.

Sin embargo, por ley, las escuelas deben aceptar a los niños en cualquier momento y ubicarlos en el grado que les corresponda.

Un homeschooling tiene una curva de aprendizaje, añade Ana Figueroa, quien empezó como homeschooler y desde hace dos años fundó Yourney, la primera red de microescuelas en Monterrey.

Su recomendación es buscar acompañamiento con familias que ya hayan pasado por el proceso. También sugiere entrar a todos los grupos y páginas de homeschooling.

“Cuando saqué a los niños del colegio me metí a todos los grupos, luego fui depurando los que no agregaban valor”, recuerda. “Eso nos dio mucha seguridad y conciencia de la diversidad de hacer las cosas.

El común denominador es que son familias que les emociona vivir un proceso como familia”.

Una nueva responsabilidad

El interés creciente por homeschooling es mundial, afirma Priscila Salazar, autora del libro Aprendizaje Supraescolar.

Desde el 2013, ella acompaña con talleres en línea a papás de todo México en su proceso de iniciar el homeschooling, lo que ella prefiere llamar “educación sin escuela” o “educación en el hogar”.

“Aunque existen muchos matices, la esencia de educar sin escuela es que los padres asumen por completo la responsabilidad de la educación de los hijos”, dice la también autora del blog Supraescolar.com

“Ellos deciden cuáles son los objetivos a cumplir y eligen los mejores recursos o prácticas para alcanzar esos objetivos, y son ellos, directamente, quienes se dedican a la formación integral de los hijos”.

El bullying, los problemas de aprendizaje, una enfermedad o cambios de residencias son otras causas que empujan a los papás al homeschooling.

“El problema es que tomar una decisión así de importante siendo obligado por una crisis, nos orilla a verlo como un último recurso que nunca consideraríamos, si nuestras circunstancias fueran distintas.

“Y lejos de trabajar activamente día con día para ver buenos resultados, se convierte en una carga muy pesada”.

Antes de pensar en materiales, currículums y certificaciones, primero debes reflexionar en qué quieres y debes conocer muy bien a tus hijos. Esa información es la que te va a decir qué recursos necesitas.

“Educar sin escuela puede ser una herramienta muy efectiva, siempre y cuando tengamos muy claro para qué queremos usarla”, apunta Salazar.

“Los grandes beneficios vienen como resultado de abrazar nuestras metas, no con resignación, sino asumiendo nuestra responsabilidad con toda intención”.

Para reflexionar

Antes de decirse por homeschooling, los padres deben formularse estas preguntas:

– ¿Qué quiero yo para mis hijos?
– ¿Qué habilidades quiero que desarrollen?
– ¿Quiero que aprendan para pasar exámenes o por placer?
– ¿Quiero que tengan iniciativa, pensamiento crítico y capacidad de reflexión?
– ¿Quiero que desarrollen sus propios talentos y a su ritmo?
– ¿Qué necesito hacer o qué recursos necesito para que todo esto sea una realidad?

Fuente: Priscila Salazar, autora del libro Aprendizaje Supraescolar.
‘Aulas’ caseras
Puede haber tantas variantes de homeschooling como familias. Aquí algunos de los términos más frecuentes.
– Homeschooling: Los padres escogen un programa estructurado, curso o currículo que imita a la escuela tradicional con materias, tareas, exámenes, calificaciones, y esto es tomado como guía.

– Unschooling: No hay un programa estandarizado sino que se aprende de forma autodirigida en base a intereses y pasiones que descubre cada niño.
– Flexischooling: Combina días de colegio y días de aprendizaje en casa.

– Microescuelas: Grupos pequeños de niños haciendo juntos homeschooling o unschooling en una casa.

Fuentes: Ana Figueroa, de Yourney, y supraescolar.com

Te puede interesar: ¿Cuál es la tela ideal para hacer tu cubrebocas?