Décalogo del buen comensal

183
Pero qué hay de los comensales, ¿qué se espera de su regreso a los centros de consumo?

 

Fernando Merino/ Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 09-Jul-2020 .-A pesar de encontrarse con una serie de inconvenientes para regresar a la operación, los restauranteros han hecho su parte: redujeron aforos, capacitaron al personal, adquirieron equipos de protección y productos para sanitizar y algunos hasta modificaron sus instalaciones.

Pero qué hay de los comensales, ¿qué se espera de su regreso a los centros de consumo?

Antes de entrar en materia, vale la pena recordar un par de aforismos escritos por Brillat Savarín, gastrónomo del siglo 17 y autor del libro “Fisiología del gusto o meditaciones de gastronomía trascendente”.

“Convidar a una persona, es encargarse de su bienestar durante todo el tiempo que esté en nuestra casa”, escribió el francés.

En la actualidad podríamos interpretarlo como: “Mientras tú permanezcas bajo mi techo, yo me encargo de tu felicidad”.

También decía que la cualidad más indispensable del cocinero es la exactitud, y también debe serlo del convidado. Es decir: “Yo cumplo con lo que ofrezco y espero formalidad en tu visita”.

Restauranteros como Abel Hernández, de Grupo Culinaria Chic, están conscientes de que el público está pasando por un proceso de readaptación y hacen un llamado a acatar las nuevas medidas.

“Uno de los problemas que se avizoran es limitar el número de comensales, pues hay familias de cinco personas y, desgraciadamente, debemos respetar las normas (máximo 4 personas por mesa)”, comenta.

Germán Arias, gerente operativo de Catamundi, hace ver que los establecimientos buscan la manera de optimizar procesos que refuercen la seguridad de sus comensales.

“Se está trabajando en sistematizar la reservación con el fin de agilizar tiempos de servicio y evitar filas de espera, con lo que se evita también la aglomeración”, agrega.

Decálogo del cliente ejemplar

Vivimos un proceso de adaptación, para asegurar una buena experiencia en tu restaurante favorito bajo las nuevas reglas es necesario:

1. Confianza. Una forma de auxiliar a los restaurantes y reactivar la economía, en general, es dándoles a los establecimientos la oportunidad de corresponder a tu elección.

2. Respeto. Las normas establecidas no dependen del lugar ni del personal; ellos sólo son responsables de hacerlas cumplir. Usa tu cubrebocas para ingresar y acata las instrucciones.

3. Puntualidad. Haz una reservación y ayuda al restaurante a manejar mayor ocupación respetando los tiempos de la misma.

4. Comprensión. Si el platillo que acostumbras no está en la carta, probablemente se debe a que fue necesario reducir complejidad y adaptar preparaciones con menos pasos.

5. Higiene. Ten en cuenta la salud de los demás. Colocar teléfonos móviles, cubrebocas o propinas sobre la mesa no es conveniente. Tampoco lo es solicitar al personal que te tome fotos: un celular puede tener 30 veces más bacterias que un inodoro.

6. Consideración. La propina es proporcional al servicio recibido; sin embargo, tras cuatro meses de ingreso reducido, el personal hace un gran esfuerzo por cubrir sus gastos. Ayúdales con una gratificación justa.

7. Sobremesa. El tiempo de permanencia requiere consideración para que el restaurante logre mayor ocupación y porcentaje de venta. Si vas a quedarte, consume.

8. Responsabilidad. Si presentas síntomas, abstente de asistir por respeto a ti, al personal, y al resto de los comensales. El restaurante tiene la autoridad para restringir el acceso o solicitar desocupar.

9. Cuidado de los tuyos. Muestra consideración por el personal y el resto de los comensales teniendo mayor control de los menores mientras permanezcas en las instalaciones.

10. Comunicación. Recomienda ese lugar donde tuviste una buena experiencia. Tu sugerencia crea la posibilidad de que los restaurantes logren permanencia en el mercado.

Te puede interesar: Arma Coco Bongo cenas en terraza para toda la familia