Carbones Políticos; Los 40 mil 400 muertos… estrategia fallida

252
Carbones Políticos; Los 40 mil 400 muertos… estrategia fallida

 

ELMER ANCONA

Los 40 mil 400 muertos que registró la Secretaría de Salud a consecuencia del coronavirus ¿son responsabilidad del gobierno federal, de la administración de Andrés Manuel López Obrador? Directamente, no, por supuesto.

El Presidente de la República no pasó contagiando a todos en sus actos públicos (al menos los últimos) por no llevar cubrebocas, ni por estar saludando de mano, abrazo o beso, a quienes se dejaban.

Todas esas pérdidas, lamentablemente, fueron consecuencia de diversos factores: la vida misma, el azar, la ignorancia, la desinformación, el “valemadrismo” de la gente. Todo se conjuntó para incrementar la cifra de fallecidos.

Los médicos y enfermeras de los hospitales públicos y privados, el personal de salud, se avocó a salvar vidas, a curar, arriesgando su propia existencia. No ha sido culpa de estos trabajadores, de estos héroes que lo han dado todo.

Lo que sí es un hecho, es que las políticas públicas aplicadas por la Secretaría de Salud federal (Ssa) han sido un auténtico fracaso. No han dado resultados; por el contrario, han contribuido a detonar el número de casos a nivel nacional.

Las razones son obvias. Especialistas nacionales y extranjeros, de los mejores institutos de salud, de las mejores universidades, han dicho hasta el cansancio que se ha estado actuando mal, muy mal, para la prevención de los casos. Y el gobierno federal hace mutis.

A eso podría llamársele “valemadrismo oficial”, “valemadrismo gubernamental”. Comenzando por el Presidente de la República, hasta el último de sus colaboradores en el gabinete, andan sin cubrebocas, si caretas, sin protección.

Andan como en cualquier reunión de cantina, apapachándose, estrujándose las espaldas, sin considerar que dan un pésimo ejemplo al resto de la población. Cualquiera podría decir que, si ellos quieren morirse, que lo hagan, pero como figuras públicas deben enviar otro tipo de señales.

 

Trump, espantado…

Vale la pena destacar la actitud que últimamente ha estado tomando el presidente Donald Trump en Estados Unidos.

Espantado, aterrado, reconoció este martes que miles de estadounidenses siguen muriendo a consecuencia de la pandemia. En un grito desesperado, públicamente, dijo: ¡Ya usen cubrebocas!

“La pandemia de Covid-19, que roza los 4 millones de casos y las 142 mil muertes en Estados Unidos, va a empeorar antes de que mejore”, advirtió el mandatario del vecino país.

No tuvo más remedio que instar a la población a usar cubrebocas y respetar drásticamente las medidas sanitarias. Hoy, es uno de los presidentes más cuestionados en el mundo, por su irresponsabilidad ante la pandemia.

En México, al igual que en Norteamérica, la pandemia no solo no va a mejorar, sino va a empeorar. Las estadísticas no mienten. Los cálculos más optimistas arrojan que a finales de octubre o mediados de noviembre, la cantidad de muertos ascenderá a los 80 mil.

Reconoce Donald Trump que Covid-19 empeorará

 

Arrecian las denuncias

Ante las fallidas políticas públicas, los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN) y Movimiento Ciudadano (MC), han denunciado al Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, por poner en riesgo a la población con sus erradas decisiones.

Incluso, han pedido que se le retire la cédula profesional porque como epidemiólogo y como responsable de la estrategia anticovid, no ha dado resultados, sino que los ha empeorado. Por su negligencia, pues.

Pero, a decir verdad, la culpa no la tiene López-Gatell ni el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela; los dos son médicos con amplio reconocimiento en el medio.

Su principal pecado, sobre todo de Hugo, es que acata a ciegas todo lo que le dicen desde la cúpula del poder, todo lo que le ordena el Presidente de la República, que siempre lo está contrariando y permanentemente lo presiona para decir lo que quiere que se diga. Así de simple.

Su obsesión por el poder lo pondrá en jaque, y más pronto que tarde, con toda seguridad, habrá jaque mate. Cuando las cifras se disparen a finales de año, le estarán pidiendo la renuncia los mismos que lo colocaron en la Secretaría de Salud.

La solución para bajar drásticamente la cantidad de muertos no es tan complicada como parece, al menos eso dicen los expertos, los especialistas en salud, los epidemiólogos.

Hugo López-Gatell
Conferencia encabezada por Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, desde Palacio Nacional

Primero, el uso obligado de cubrebocas en espacios públicos y lugares cerrados; a nivel mundial ha dado excelentes resultados, disminuyendo hasta 70 por ciento la cantidad de contagios.

También se ha comprobado que el uso de caretas ayuda considerablemente a evitar los contagios; para todos los que viajan en transporte público, por ejemplo, o para quienes trabajan en centros laborales aglomerados, es una opción inmejorable.

Pero más allá de las indicaciones que han dado las autoridades sanitarias, federal y estatales, lo importante es enseñar con el ejemplo; si los funcionarios públicos de altura lo hacen, sus representados también lo harán.

Nadie en México quiere que el nivel de contagios ascienda; nadie desea que haya más enfermos y muertos en el país; nadie quiere que las empresas sigan cerrando a consecuencia de los semáforos en rojo.

Si nadie quiere eso, hay que comenzar por hacer lo que nos corresponde. Ser más razonables, más comprometidos con nosotros mismos y con la sociedad. Los muertos y los vivos siguen siendo responsabilidad de todos, de nadie en particular.

@elmerando