Protege Tribunal a empleados de la salud

339
empleados de la salud
  •  Un tribunal federal estableció que los empleados de la salud en condiciones de vulnerabilidad no están obligados a trabajar.

MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Un tribunal federal estableció que los empleados de la salud en condiciones de vulnerabilidad no están obligados a arriesgar su salud ni su vida por salvar a enfermos infectados por Covid-19.

Al resolver en última instancia el amparo promovido por una empleada de los servicios de salud que fue obligada por su jefa inmediata para asistir a trabajar a pesar de haber demostrado que tiene varios padecimientos, entre ellos diabetes mellitus, el tribunal aclaró que las instituciones de salud pública deben tener una cantidad suficiente de personal para hacer frente a cualquier crisis, pero anteponiendo el cuidado y los derechos humanos de los servidores públicos, de colaboradores y los profesionales de la salud.

Ponente del proyecto de sentencia en este caso, el magistrado Gerardo Dávila Gaona resolvió que el confinamiento domiciliario de los empleados médicos que integren los grupos de riesgo ante el coronavirus no contraviene ninguna disposición de orden público ni de interés general, como lo alegaron en su momento las autoridades médicas.

“No es plausible poner en riesgo la salud y vida de algunos, para lograr salvar la vida de otros”, sentenció el magistrado.

Con esta resolución, el tribunal federal validó la previa decisión del Juez Quinto de Distrito, Ciro Carrera Santiago, de conceder el confinamiento domiciliario a Silvia Motas Lucas, subjefa de enfermeras del Hospital de Gineco-Obstetricia y Pedriatría 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a pesar de la negativa de la directora Araceli Marmolejo.

El conflicto se suscitó luego de que la jefa de enfermeras, con 23 años de antigüedad, logró una incapacidad para no laborar desde el 2 de febrero de 2020 en virtud de que estaba programada para una cirugía pero, al posponerse el procedimiento médico a causa de la pandemia, fue obligada a regresar a sus labores en el hospital lo cual fue impedido por el Juzgado Quinto de Distrito.

En respuesta, la directora del hospital puso una queja en la que pretendió desvirtuar la sentencia del juez pero no tuvo éxito porque el Primer Tribunal Colegiado no sólo confirmó el confinamiento de la trabajadora de la salud sino que ordenó se le pagarán sus percepciones íntegras, realizando funciones a distancia, “siempre y cuando sea posible”.

Te puede interesar: Confían en Cancún turistas extranjeros