Aplican morenistas austeridad de saliva

146
Aplican morenistas austeridad de saliva
  • Alcaldesas morenistas despilfarran en Solidaridad y Benito Juárez  7 y 10 millones, respectivamente, en compra de herramienta y fumigación.

ÉDGAR FÉLIX

CANCÚN, Q. ROO.- El gasto programado durante tres años para los programas de “medidas de mitigación en ecología” del proyecto del Tren Maya es igual o más bajo que los presupuestos ejercidos por los ayuntamientos morenistas de Benito Juárez y Solidaridad para la fumigación —por ejemplo— de inmuebles oficiales o la adquisición de herramientas de bacheo.

Mientras que para las medidas de mitigación de la obra magna del gobierno de la 4T se presupuestaron 7 millones 766 mil pesos, a ejercerse en tres años, el gobierno de Benito Juárez gastó en un año 10 millones 920 mil pesos en la fumigación de inmuebles públicos, y el de Solidaridad la cantidad de 7 millones 704 mil 470 para compra de herramienta de bacheo.

En contraste con la puntual transparencia del desglose sobre la aplicación de los recursos públicos para el proyecto del Tren Maya (montos de salarios, materiales, equipos y servicios, todo bien detallado), en los gobiernos municipales que encabezan las morenistas María Elena Hermelinda Lezama, por Benito Juárez, y Laura Beristain Navarrete, por Solidaridad, la discrecionalidad es la regla en el reparto de contratos públicos para construcción de obras o contratación de servicios.

Por ejemplo, el gasto para medidas de mitigación en ecología del Tren se va a ejercer de la siguiente forma: para el análisis de costos del programa de supervisión se destinarán un millón 354 mil 200 pesos; para conservación y restauración de suelos, 2 millones 180 mil pesos; para rescate y reubicación de especies de flora, un millón 402 mil 069 pesos; para el de manejo de fauna, un millón 755 mil pesos; y para el de manejo integral de residuos, 984 mil pesos.

En cambio, en los contratos de los principales ayuntamientos beneficiados por la obra del Tren Maya, se disponen de los recursos sin desglose alguno a pesar de que en muchos casos las cantidades que se manejan son escandalosas, como el gasto de 7 millones 335 mil pesos del gobierno de Hermelinda Lezama tan sólo para el servicio de fotocopias; o los casi 3 millones de pesos que la alcaldesa Beristain Navarrete pagó por la adquisición de mil 500 uniformes “de uso rudo” para los trabajadores de mantenimiento municipal, a 750 pesos por pieza cuando el precio promedio en el mercado es de 400 pesos.

Te puede interesar: Quiere doctora proteger a sus hijos del Covid-19, y le revocan amparo