Un desvalijado BMW que resultó ser de Elvis Presley

273
Un desvalijado BMW que resultó ser de Elvis
  • Un BMW 507 pasó de ser asediado y pintado con labial rojo por las fanáticas de Elvis Presley a estar olvidado en un granero.

MELISSA RODRÍGUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Un día estás en la cima del mundo y, al siguiente, olvidado en un granero: ésta es la historia del BMW 507 de Elvis Presley, el cual pasó de ser objeto de deseo y acoso por las fanáticas del cantante a ser desvalijado y permanecer abandonado durante años.

El rey del rock and roll adquirió este vehículo usado en 1958. Según la marca, este BMW corrió en carreras de montaña conducido por Hans Stuck y, antes de pasar a manos del rey, se le puso un motor V8 nuevo con 150 caballos de fuerza.

Originalmente, era de color blanco, pero Elvis, cansado de que sus fanáticas dejaran sobre la pintura mensajes escritos con labial rojo, mandó pintarlo en ese mismo color.

“El Rey” usó poco el auto, pues en 1960, cuando terminó su servicio militar y regresó a Estados Unidos, lo trajo consigo, pero rápidamente fue puesto en venta.

Shorts cortitos, cortitos..

El 507 fue uno más de los modelos de la colección de Elvis que incluyó distintos Cadillacs, un Rolls Royce Phantom, un Stutz Blackhawk, así como el famoso De Tomaso Pantera al que le disparó en un arranque de ira por su mal funcionamiento.

Y aunque esos ejemplares son llamativos, el BMW también fue un auto de buena casta. Solo se hicieron 252 unidades prácticamente a mano. Fue diseñado por Albrecht von Goertz, uno de los padres del Toyota 200GT y del 240Z de Nissan.

A pesar de su herencia, el 507 terminó guardado en un granero en 1974. Para entonces ya tenía muchos cambios, pues su primer dueño en Estados Unidos, el DJ Tommy Charles, modificó el motor con un Chevrolet V8, le instaló una caja de cambios Borg Warner y un eje trasero, también, de Chevrolet.

En 2006, el coleccionista de autos Jack Castor leyó un artículo de la periodista Jackie Jouret, quien publicó que el auto de Elvis había llegado de Alemania a Estados Unidos y había sido conducido en carreras por Hans Struck.

Castor contactó a la periodista y ahí inició el proceso de restauración del auto. BMW compró el vehículo y, para regresarlo a su gloria, tuvo que fabricar algunas piezas en una impresora 3D, pues no podían encontrarse al ser éste un modelo tan exclusivo.

Debido a que el auto llevaba más de 60 años oxidándose muchas de las piezas del chasís tuvieron que ser cambiadas por completo, también fue necesario equiparlo con un motor Chevrolet, pues el 3.2 litros de aleación ligera fabricado en Alemania fue imposible de encontrar.

Una vez listo, fue presentado en 2016 en el Concurso de la Elegancia de Pebble Beach, en California.

Te puede interesar: Shorts cortitos, cortitos..