Tisana ¿azul?

173
Tisana azul

 

 

  • La fama gastronómica del tisana se forjó en Alemania, donde se apropió de barras, panaderías y mezclas de té.

NAYELI ESTRADA/ AGENCIA REFORMA
CIUDAD DE MÉXICO-Campanita, conchita y mariposa son algunos de los nombres con los que se conoce a la flor Clitoria ternatea, colorista de las últimas tendencias en taza. Su gama va del añil profundo hasta el violeta, pasando por los grises y la paleta del índigo.

Olivia Medina, fundadora de Euro Té, explica que estas flores son muy populares en las culinarias del sudeste asiático.

“La flor de campanita azul es de la familia de las fabáceas y, su infusión tiene un sabor similar a la de las habas, sin embargo, en Tailandia es común mezclar esta tisana con hielos y agua de coco; también se acompaña con lemongrass”, describe la especialista.

A pesar su arraigo en la cultura asiática, la especie crece en regiones tropicales y subtropicales de ambos hemisferios. Según documenta la revista científica de la Universidad Veracruzana se desarrolla de forma natural en África tropical, Madagascar, Arabia, India, China, Indonesia, Islas del Pacífico y norte, centro y sur de América.

En México se le encuentra de forma silvestre en Tabasco y al sur de Veracruz; sin embargo, en la mayoría de estas regiones se asocia con la reparación del suelo erosionado o se usa como alimento para ganado.

Su fama gastronómica se forjó en Alemania, donde se apropió de barras, panaderías y mezclas de té.
“Se puso de moda hace algunos años en Europa, sobre todo en Alemania, porque un alemán que se casó con una tailandesa la conoció y la comenzó a importar.

“En Europa comenzaron a molerla y ganó popularidad en redes con el nombre de ‘blue matcha’, a pesar de no tener ninguna relación con este té”, detalla Olivia Medina.

Por ser uno de los pocos alimentos que da distintas tonalidades de azul, su fama fue creciendo entre tragos, panes y platillos. Su enigmático color y su nulo aporte de azúcares lo convirtieron, además, en un nuevo hito de la coctelería.

“La variación en el color de las infusiones es provocado por el cambio de pH. Si se prepara una infusión en agua alcalina, los matices son azules y morados; si se agrega limón, la mezcla se colorea de morado o lila.

“Es un ingrediente con mucha fama en la mixología europea, porque su atractivo visual y sus cualidades de cambio de color”, reconoce la especialista.

Beneficios en taza
De acuerdo con el texto “Indian Medicinal Plants”, la medicina ayurvédica utiliza la campanilla azul en remedios asociados a la mente y a la actividad pulmonar.

“El color se lo dan las antocianinas, que también se encuentran en las frutas moradas. Estos compuestos mejoran la visión, ayudan a prevenir la diabetes tipo 2 y tienen muchos antioxidantes que ayudan a nuestro sistema inmune”, agrega Medina.

Estas flores no contienen estimulantes, por lo que mezcladas en tisanas o con tés bajos en contenido de teína, como el blanco, hacen una infusión idónea para la relajación.

Diversas investigaciones científicas plantean que la Clitoria ternatea posee propiedades antiestrés, ansiolíticas, antidepresivas, tranquilizantes, antipiréticas, antiinflamatorias y analgésicas.

Incluso hay estudios que plantean que, por su contenido de nootrópicos -estimulantes de la memoria y potenciadores cognitivos-, podría evaluarse su uso en el tratamiento de diversos tipos de demencia.

Fuentes: “Nootropic and Anti-Alzheimer’s Actions of Medicinal Plants: Molecular Insight into Therapeutic Potential to Alleviate Alzheimer’s Neuropathology”; “Clitoria ternatea Linn: A Herb with Potential Pharmacological Activities: Future Prospects as Therapeutic Herbal Medicine”; “Conchita azul, potencial forrajero”, de la Revista de Divulgación Científica y Tecnológica de la Universidad Veracruzana.

Te puede interesar: ¡Ya hay pretexto! Este viernes se celebra el Día de la Cerveza