El indiscreto Cadillac de Frank Sinatra

346
Frank Sinatra

 

  • En su colección de vehículos, Frank Sinatra contaba con dos ejemplares del auto más exclusivo de Estados Unidos en los años 50.

ALBERTO BORTONI / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Frank Sinatra tiene una canción que dice que las mejores cosas de la vida son gratis. Ésta no es una de esas cosas sino la historia de un costoso Cadillac, específicamente un Eldorado Brougham 1958 que fue propiedad del cantante.

La última década de los 50 es quizá la más relevante en la historia del diseño en Cadillac. Vaya, quizá sea la más relevante en la historia del diseño de los autos americanos y, probablemente, hasta de los vehículos en general. La inspiración entonces venía de los jets, y en Cadillac, más que ninguna otra marca, esto era evidente.

De este modelo se construyeron poco más de 300 unidades en ese año. Era un costoso vehículo de 13 mil dólares que hoy equivaldrían a cerca de 116 mil dólares o 2.6 millones de pesos. Evidentemente era un ejemplar fuera de lo común, el estadounidense más costoso. Y eso no era todo, aparentemente Cadillac perdía otros 10 mil dólares fabricando cada uno de ellos, pero la intención con el Brougham no era ganar dinero, sino destronar al Lincoln Continental Mark II como el máximo auto de lujo de Estados Unidos.

Y Cadillac lo hizo.

Cuidar el planeta prevendría pandemias

Aunque no lo era, estéticamente el coche parecía un dos puertas debido a que no contaba con un poste central que interrumpiera la vista alargada. Las portezuelas traseras eran suicidas y tenían tomas de aire simuladas, lo que hacía parecer el área de cabina un poco más corta. Los Broughams eran realmente coches de carroceros.

Frank Sinatra tuvo una gran colección de autos que incluyeron un Lamborghini Miura, un Mark II Continental, un Ford Thunderbird y no solo uno, sino dos Cadillac Eldorado Brougham: uno de color marrón para sus viajes en California y Las Vegas, y otro de color azul que usaba en su casa en Nueva Jersey.

Quizá una de las historias más peculiares en torno al vehículo de color guinda es precisamente la que tuvo uno de sus dueños posteriores: un policía de California a quien su hermano le regaló el mismo auto con el que el oficial y Sinatra ya habían cruzado camino muchos años antes, en 1958.

Según el policía, en ese año, estaba patrullando las calles de Pomona, California, cuando vio un Cadillac Brougham sobrepasando con maniobras un tanto agresivas. El auto, evidentemente nuevo, no tenía placas. El policía dio alcance al coche y lo detuvo. Cuando se acercó reconoció de inmediato a Frank Sinatra, quien intentó defenderse diciendo que seguramente había detenido al auto equivocado.

El oficial le respondió que no se veían muchos Broughams. A Sinatra no le quedó más que aceptarlo. En la historia que el oficial contó para Bonhams, la casa de subasta que lo vendió en 2009, mencionó que Sinatra tardó en encontrar su licencia y que, entre los papeles que sacó, estaban algunas fotos de la actriz, y su entonces ex esposa, Ava Gardner, a la que Sinatra llamó “el animal más hermoso del mundo”.

Finalmente Sinatra escapó con sólo una advertencia; su celebridad logró la compasión del oficial. Años después, el hermano del agente encontró el Brougham en una subasta. Siendo un coleccionista lo adquirió y después lo obsequió al oficial con la condición de que lo condujera y disfrutara. La subasta de Bonhams se llevó a cabo en Pebble Beach, California. En aquel entonces, el auto se vendió por 117 mil dólares.

Te puede interesar: Cuidar el planeta prevendría pandemias