Pone en vilo a EU salud de la jueza Ruth Bader Ginsburg

198
Pone en vilo a EU salud de la jueza Ruth Bader Ginsburg

 

  • La icónica jueza Ruth Bader Ginsburg es tema de preocupación en EU, cada que hace una visita al hospital los ciudadanos estadounidenses están alerta.

GAEL MONTIEL / AGENCIA REFORMA

WASHINGTON, EU.- Cada vez que Ruth Bader Ginsburg, la principal jueza liberal de la Corte Suprema, hace una visita al hospital, la ciudadanía estadounidense está alerta.

En julio anunció que estaba en tratamiento para combatir una recurrencia de cáncer de hígado y a final de mes entró al hospital para un procedimiento no invasivo.

Y es que además de su fama en la cultura pop —hay mercancía con sus iniciales y es parodiada en Saturday Night Live— en la magistrada de 87 años recae el poco balance que queda en la Corte Suprema de Estados Unidos.

Entre los nueve miembros hay una marcada división de cuatro liberales y cinco conservadores, aunque el presidente de la Corte, John Roberts, ha movido sus posiciones hacia el centro en algunos casos recientes.

Sin embargo, si Ginsburg falleciera durante la administración de Donald Trump, el presidente podría elegir a otro juez conservador y asentar el balance de la Corte hacia posiciones a favor de las armas, el antiaborto y la visión antiinmigrante que podrían cambiar las leyes en Estados Unidos por décadas.

Por ello, se espera que el lugar de Ginsburg se vuelva también un punto importante de contienda en la elección presidencial de noviembre.

 

‘NOTORIOUS R.B.G.’

En los últimos años, la jueza adquirió el apodo de “La notoria RBG”: un juego de palabras con sus siglas y el nombre del rapero de Brooklyn (como la propia Ginsburg) Notorious B.I.G.

Este es el título de un blog fundado por una estudiante de derecho en el que compartía imágenes de la jueza y anécdotas sobre sus decisiones famosas y actitud ruda: famosamente, olvida el tradicional “disiento respetuosamente” por el simple “disiento”.

“Hay mucho que admirar de ella. Es una gran trabajadora y una excelente escritora. Se preocupa muchísimo por el trabajo”, comentó Michael Klarman, profesor de Harvard que fue asistente de Ginsburg durante su tiempo en la Corte de Apelaciones de D.C. en los años 80.

En 1993, Bader Ginsburg se convirtió en la segunda mujer en llegar a la Corte Suprema, tras más de una década como jueza en la Corte federal de apelaciones de Washington D.C.

En sus inicios, desde una posición conciliadora, abogó a favor de varios casos como la igualdad de género en las escuelas militares.

Pero en los años siguientes, la división se hizo más marcada entre los jueces conservadores (quienes creen que la Constitución debe interpretarse tal y como fue concebida en el Siglo XVIII) y los liberales (quienes la consideran un “documento vivo” que debe adaptarse a la sociedad).

Bader Ginsburg se convirtió en una figura importante como voz de la disidencia en casos clave como el que le dio el triunfo presidencial a George W. Bush, un caso de pago justo a las mujeres, y otro en contra de la supresión de votos.