Con musicoterapia bajan estrés académico

180
Con musicoterapia bajan estrés académico

  • ”En clases nos enseñaron que existen varias alternativas para poder disminuir los niveles de estrés: nos hicieron sesiones de musicoterapia”.
CLAUDIA GUERRA / AGENCIA REFORMA

Monterrey, NL.- En un intento por disminuir la ansiedad estudiantil, las ex alumnas de la Universidad de Monterrey, Xanath del Rosario Rivera Cruz y Violeta Aracely Castañeda Sierra probaron de qué forma la música sinfónica podría incidir en el ánimo y el sistema nervioso de los jóvenes de educación superior.

Con su Proyecto de Evaluación Final para graduarse de la Licenciatura en Enfermería, descubrieron que un poco más del 92 por ciento del alumnado tomado como muestra afrontó inadecuadamente el estrés, mientras que, en ese mismo grupo observado, más del 54 por ciento superó la situación al aplicar musicoterapia.

Xanath y Violeta egresaron de la UDEM en Primavera 2020 luego de presentar su proyecto “Afrontamiento del Estrés Académico en Estudiantes Universitarios Mediante Musicoterapia”, bajo la asesoría de la profesora Patricia Addarith Magaña Lozano, también directora del espacio académico.

En la investigación demostraron la importancia del papel de la Enfermería en las escuelas para apoyar a los estudiantes a afrontar el estrés.

Xanath señaló que al despertar emociones positivas, la música clásica o relajante puede disminuir los niveles de estrés académico y sus consecuencias psicosomáticas.

Reta a municipios educación en línea

Explicó que la ansiedad está relacionada con calificaciones, tareas, exámenes y con la cobertura de las horas de prácticas y de teoría, pero mayormente como se afrontan estas situaciones es inadecuada.

DE SU PROPIA EXPERIENCIA

“Yo me estreso mucho con la escuela: sacar buenas calificaciones, entregar trabajos y hacerlo bien… como también mis compañeros se estresaban, decidí estudiar este tema, aparte de que es muy fácil conseguir la música en estos tiempos y no tiene efectos colaterales”, dijo Xanath.

La egresada expresó que otros estudios establecen que el alumnado de Ciencias de la Salud es en el que impacta más el estrés que en otras áreas, debido a la naturaleza de sus funciones y sus prácticas.

“Muchos estudiantes, para reducir el estrés, se van a fumar, pero en clases nos enseñaron que existen varias alternativas para poder disminuir los niveles de estrés: nos hicieron sesiones de musicoterapia y relajaciones guiadas; terminábamos más tranquilos y más seguros de nosotros mismos”.

La ahora Licenciada en Enfermería destacó que con la música se hacen interconexiones sinápticas que inducen a asimilar y manejar, de una manera más rápida y eficaz, una situación de ansiedad, por ejemplo, al reducir el cortisol, la hormona del estrés.

“Además, la música se puede integrar no sólo a un contexto clínico, como en el hospital, sino en otros ámbitos, como escuelas o universidades”.

MELODÍAS QUE AYUDAN

Su estudio comprobó que el estrés lleva a los jóvenes a un patrón negativo de comportamiento, al desarrollo de síntomas psicosomáticos y a la disminución del rendimiento académico: no se sienten capaces de realizar con éxito un examen, se eleva su ansiedad y descienden sus expectativas positivas.

En una segunda medición posterior a la sesión con música clásica, establecieron que este factor fue parcialmente positivo, ya que los participantes identificaron que muchas veces fueron capaces de evaluar y sentirse seguros de sí mismos ante situaciones difíciles.

Otro hallazgo fue en relación con el factor de planificación y gestión de recursos personales, ya que los alumnos no organizaban sus tareas ni su tiempo adecuadamente. Después de la musicoterapia, esto mejoró.

El proyecto reveló también que la búsqueda de apoyo social era parcialmente inadecuada: los estudiantes no pedían apoyo o consejo de familiares o amigos cuando enfrentaban una situación difícil, lo que los llevaba a aislarse y evadir hablar de esos problemas.

Esto cambió después del uso de musicoterapia, pues la búsqueda de apoyo social fue más oportuna.

La investigación tuvo una muestra de 24 estudiantes de la propia Escuela de Enfermería; se aplicó predominantemente a mujeres y la edad promedio fue de 20 años.

MÁS ACORDES, MENOS ANESTESIA

La música podría ser un coadyuvante a la anestesia, lo que podría reducir los costos hospitalarios al utilizar dosis menores de la sustancia, expresó Xanath del Rosario Rivera Cruz, sobre su proyecto de evaluación final.

Incluso, aseguró, en países como Colombia, India y regiones de Asia, ya usan esa herramienta en algunos hospitales.

La investigación está abierta a otros estudios complementarios, dijo, no sólo en la diversidad de géneros musicales, sino en la aplicación de la musicoterapia en el campo clínico.

“Los pacientes en terapia intensiva muchas veces están sedados, y nosotros, como profesionales de la salud, sabemos que el sentido que se pierde al final es el auditivo, por eso exhortamos a que la familia siga hablándoles, pero también hay evidencia de que la música los empodera para poder afrontar esa situación médica”.

Xanath comentó que le hubiera gustado incluir otros géneros musicales en el estudio.

“Las personas que participaron nos comentaron que también les puede ayudar otro tipo de música. A fin de cuentas, somos muy diversos y nuestros gustos son diferentes”.

Te puede interesar: Reta a municipios educación en línea