#Autoleyenda: Humphrey Bogart y su XK120

228
Humphrey Bogart

 

  • Este Jaguar se convirtió en un modelo icónico, un coche atractivo por su  poderosa mecánica, y que lucían estrellas como Humphrey Bogart.
ALBERTO BORTONI / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante la Segunda Guerra Mundial la industria manufacturera se enfocaba primordialmente en armamento. Esto trajo como consecuencia una interrupción, que duraría casi 10 años, en el diseño de autos.

En Inglaterra, en 1948, sólo tres años después del fin de la Guerra, Jaguar presentó un modelo completamente nuevo, el XK120. La intención era que el modelo fuera de producción limitada, únicamente con unos cuantos coches. Para sorpresa de Jaguar, el interés del público sobrepasó con creces sus expectativas.

El XK120 se convirtió en un modelo icónico, un coche tan atractivo por su exterior como por su interior y mecánica. Era el auto para ser visto, el auto de artistas. Y no de cualquier tipo de artista, era el auto de los Clark Gable y Humphrey Bogart, nada menos. Hay quienes dicen que tenías que ser uno de ellos para lograr obtener uno.

El diseño del XK120 era realmente impresionante. Inicialmente disponible únicamente como roadster, el auto era bajito, largo y con líneas curvas rápidas, sencillas y aerodinámicas. Las carrocerías iniciales eran de aleación, pero esto después cambió a acero por complicaciones en la fabricación y problemas para abastecer la demanda.

Digitalizan al dandy en el mundo del fashion

Tras un estilizado frente estaba un motor de seis cilindros en línea. Era un motor delgado pero largo, justificaba y llenaba a la perfección el espacio bajo el cofre. El motor tenía un desplazamiento de 3.4 litros, con una potencia estimada por los 162 caballos y 193 lb-pie de torque. La transmisión era una manual de cuatro velocidades.

El XK120 no sólo era una cara bonita; era un bólido. El nombre venía de la estimación de la velocidad máxima del auto, 120 millas por hora (unos 192 kilómetros por hora), aunque la cifra estaba realmente más cercana de las 130 mph. En competencia el auto ganó con frecuencia en carreras de rally y de turismo.

En Hollywood, los autos eran usados para el recorrido diario de la casa al estudio. Incluso hay una foto en donde se aprecia a Bogart frente a su casa con Lauren Bacall en el coche y su hijo Stephen afuera del coche despidiéndose. El auto luce con las tradicionales copas de tamaño completo y con neumáticos de cara blanca, algo que hoy en día ya no es común ver ni siquiera en estos coches cuando son restaurados.

En la época podría haber coches más lujosos y quizá coches más deportivos. Pero pocos lograban llegar a conjuntar glamour y capacidades como este Jaguar. Merecidamente, uno de los favoritos de Hollywood.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Te puede interesar: Digitalizan al dandy en el mundo del fashion