Inquieta a padres regreso a clases

128
Clases

 

  • Padres de familia desconocen qué maestro tendrán sus hijos o cómo mantendrán comunicación con los profesores en este regreso a clases.
JORGE RICARDO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En Huatabampo, Sonora, en la Primaria Felipe Salido, la hija de Rosalinda Sirauqui entrará el lunes al cuarto año y todavía el jueves no tenía asignado a ningún maestro. Así que nadie les había preguntado si tenían televisión o teléfono o internet, pero de todos modos, asegura Rosalinda, no todos están de acuerdo en el regreso a clases por televisión.

“No hemos hablado con los maestros ni con nadie. Nosotros no sabemos qué maestro le va a tocar. El director no sé si tenga nuestros teléfonos porque teníamos grupo de WhatsApp con la anterior maestra que ya no está porque era interina”, dice vía telefónica.

Rosalinda imagina que todo será como el final del ciclo anterior: los alumnos tratarán de ver televisión, los maestros tratarán de apoyarlos, los padres estarán vueltos locos y al final todos tendrán 10. No hay de otra forma porque en la escuela hay familias donde los alumnos se disputan la única televisión, argumenta.

Viven viacrucris para hallar lugar en escuela

“Esto será igual como pasarlo con los ojos cerrados”, dice.

A Margarita García el maestro del quinto grado de la Primaria Francisco Javier Mina, en Santa Rosa Atenco, Estado de México, les pidió un correo para enviarles una dirección y una clave para una reunión virtual este sábado donde les explicaría cómo serán las clases. Ella creyó reconocer la palabra “zoom”, pero nunca ha utilizado esa aplicación.

“Nada más nos dijo que nos íbamos a poder ver y saludar”, menciona.

Otros padres de familia refieren que los maestros sí se han comunicado con ellos.

Gloria Martínez García, de Altamira, Tamaulipas, estaba confiada porque los maestros y la directiva de la Primaria “Estado de Tamaulipas” levantaron una encuesta de los medios en cada hogar. Les aseguraron que estarán para reforzar los programas de televisión y que sus hijos de sexto y tercero tendrán nada más dos cuadernos.

“Van a tomar la clase y al final para cualquier duda, estarán los maestros al pendiente al 100 por ciento por WhatsApp o por llamada y también los padres”, dice Gloria.

Añade que ésta es una oportunidad para que los padres se comprometan con la educación de sus hijos, aunque acepta que ella tiene alguna ventaja, pues cursa una maestría en educación.

En cambio, en la Ciudad de México, en la Colonia Obrera, a Paulina Díaz Marín apenas le iban a informar el viernes cómo serían las clases de su hijo Isander, que pasó a sexto de primaria.

“No nos han dicho nada. Preguntamos y nos dijeron que el viernes nos decían”, dijo, apurada porque su otro hijo presentará el examen para el bachillerato el domingo.

En Juchitán, Oaxaca, el coordinador educativo de la Secundaria Técnica Número 50, Héctor Pineda, dice que en el curso anterior hicieron una encuesta que arrojó que el 70 por ciento de los alumnos tenía internet y el 90 por ciento sí tenía acceso a WhatsApp.

Asegura que no iniciarán clases hasta que todos tengan al menos una aplicación de mensajería instantánea.

Prevén incertidumbre ante regreso a clases

Especialistas en educación consideran que aspectos como opacidad, carencia de presupuesto para materiales educativos y herramientas tecnológicas, así como un desfase en la entrega de libros, generan un ambiente de incertidumbre previo al inicio del ciclo escolar.

Fernando Ruiz, director de Investigación de la organización Mexicanos Primero, indica que si bien la decisión de televisar las clases abona en la universalización de los contenidos y tiene un buen alcance de alumnos, esto no garantiza su aprendizaje.

“No estamos muy optimistas. Es una decisión que coloca a la sociedad mexicana en un problema muy grande porque ha habido conflicto en muchos de los factores en señalar las limitaciones de dicha estrategia.

“Creo que no podemos decir o señalar que esto sea una situación deseable por parte de las mismas autoridades, pero la realidad es que vamos a contar con una educación mocha”, opina.

El aprendizaje, explica, es posible gracias a la intervención y proyección de los maestros, los que dice, a días de que inicien las clases en un sistema a distancia, no cuentan con información clara de lo que verán en el televisor.

“Muchos maestros nos han dicho que les sería de gran utilidad saber cuáles son los contenidos que se van a difundir a través de los canales, para ellos poder planear didácticamente sus clases y no estar esperando el día sentados ahí en el televisor esperado a ver qué les van a ofrecer”, expuso.

Refirió que además, muchos docentes no cuentan con las herramientas tecnológicas necesarias y debido a que no hay un gasto contemplado para materiales didácticos, ellos mismos han tenido que costearlos.

Agregó que otro factor que crea incertidumbre es que no han llegado completos los libros de texto, por lo que no tienen material de apoyo para todas las materias.

También la investigadora del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional, Alma Maldonado, señala que las clases por televisión para 25 millones de alumnos de nivel básico inician con una gran cantidad de dudas, casi como si todo fuera improvisado.

La principal duda es qué es lo que se va a enseñar desde los canales de las principales televisoras, afirma.

Pero a eso le sigue quiénes son los maestros que fueron seleccionados para grabar las clases y quiénes los conductores de televisión que van a participar en el programa Aprende en Casa 2, diseñado para evitar las clases presenciales durante la pandemia del Covid-19 que ha causado 60 mil muertos en México.

Por su parte, ni la SEP ni el SNTE ni la CNTE dicen tener información sobre los maestros seleccionados.

Maldonado, pedagoga por la UNAM, con un doctorado en Educación Superior, advierte también que la SEP tampoco ha informado cómo apoyará a los maestros que deberán utilizar sus propios recursos para auxiliar a los alumnos, ni cómo ayudará a las madres solteras.

“A los maestros los dejaron a su suerte. A las madres solteras les prometieron apoyo y luego dijeron que no podía obligar a las empresas donde trabajan y tampoco ha informado cómo se dará seguimiento al Programa de Aprende en Casa 2.

“Es más, la SEP sólo ha dicho que el 80 por ciento de los maestros en el ciclo pasado logró ponerse en contacto con sus alumnos, ¿y qué pasó con el otro 20 por ciento? ¿Ahora, qué ha pasado con las inscripciones, cuántos han logrado inscribirse”, plantea.

Te puede interesar: Viven viacrucris para hallar lugar en escuela