Ofrendan músicos danzón imposible

120
Ofrendan músicos danzón imposible

 

  • La circunstancia excepcional de contar con 30 de los mejores músicos del circuito de la música sinfónica exigían una versión distinta del danzón.
ÉRIKA P. BUZIO / AGENCIA REFORMA

CDMX.- Ante el confinamiento, Alondra de la Parra, como tantos otros directores en el mundo, se quedó sin su instrumento: la orquesta. Desde el encierro, en su casa en Alemania, volvió al piano, y fue cuando comenzó a tomar forma en su cabeza algo imposible: un ensamble conformado por grandes solistas de agrupaciones prestigiosas, como las filarmónicas de Berlín y Nueva York.

Músicos que, por la parálisis que trajo la pandemia de Covid-19, tenían tiempo, pero sobre todo disposición de apoyar a la directora mexicana en una iniciativa solidaria destinada a ayudar a la niñez y mujeres mexicanas en situación vulnerable, agravada ahora por la contingencia sanitaria.

De la Parra eligió para el proyecto el Danzón No. 2 de Arturo Márquez, una obra que, como ella dice, conoce como su propia casa y ha dirigido con una veintena de agrupaciones alrededor del mundo; pieza perfecta para el debut de La Orquesta Imposible, conformada por 30 músicos de 14 nacionalidades y que ayer tuvo su lanzamiento mundial.

Fue la obra con la que la mexicana debutó no sólo con la Filarmónica de las Américas a los 23 años, sino también con la Orquesta de París, la Tohalle-Orchester de Zurich y la HDK de Japón.

Celebra Syntek 30 años y desnuda su ‘Anatomía’

Pero las restricciones del confinamiento y la circunstancia excepcional de contar con 30 de los mejores músicos del circuito de la música sinfónica exigían una versión distinta del danzón, por lo que Márquez accedió a escribir una introducción de un minuto con “la parte más esencial”, que es interpretada por la propia De la Parra al piano.

En entrevista, la directora relata que cuando recibió la partitura se dio cuenta que, además de resumir la esencia de la pieza, esos acordes iban cargados de nostalgia.

“Conectaba mucho con mi nostalgia de no poder tocar ni salir y, al mismo tiempo, conectaba con mi añoranza del danzón que he dirigido tanto”, dice.

De la Parra toca al piano la introducción en un video que presenta a la orquesta. “Fui el músico que más practicó, sin duda”, asegura.

Entre las luminarias que participan destaca el cubano Paquito D’Rivera, al que conoció en el Blue Note de Nueva York cuando era una estudiante de piano, y esa presencia abría otra posibilidad para el proyecto: que el solo de clarinete del inicio fuera tocado esta vez con un saxofón.

Márquez le confió a De la Parra que siempre lo imaginó así, pero que si lo hubiera escrito para saxofón quizá el Danzón No. 2 no sería tan tocado, pues las orquestas no cuentan con saxofón de planta. Y un dato aportado por la mexicana lo corrobora: en 2019, esta pieza fue la obra orquestal -que no es de dominio público- más interpretada en el mundo.

Y como en La Orquesta Imposible todo podría ser posible, D’Rivera toca el sax.

“Tengo un amigo timbalista, Amadito Valdés, del Buena Vista Social Club, y él no cree en las casualidades y dice que no, que eso es causalidad, eso estaba pa’ pasar. Y la coincidencia es que ese bellísimo solo de clarinete que comienza el danzón maravilloso de Márquez, yo siempre lo oí en el saxofón soprano”, diría ayer D’Rivera en la conferencia virtual que anunció el proyecto.

El cubano aparece en el video con un saxofón regalo de su padre. Una ocasión única que sació en Márquez, cuenta De la Parra, su sueño frustrado de ser músico de jazz.

El compositor le escribió a la mexicana, además, la música que acompaña los créditos finales.

Otra sorpresa es el solo de trompeta de Pacho Flores. “Eso no estaba ahí”, protestó D’Rivera, en broma. El venezolano se refirió a esta obra como una “joya del repertorio latinoamericano”.

Para este proyecto, el coreógrafo inglés Christopher Wheeldon concibió una coreografía para ser interpretada por la mexicana Elisa Carrillo, primera bailarina de la Ópera de Berlín.

El video de la orquesta se grabó a distancia, desde seis ciudades: Los Ángeles, Nueva York, París, Berlín, Montecarlo y Valencia. Las grabaciones fueron hechas de manera individual, de uno a tres músicos, según Deutsche Welle, copatrocinador junto a la Fundación Legorreta Hernández, GNP, Mercedes Benz, Grupo Xcaret y Alpha Classics.

El tenor mexicano Rolando Villazón se sumó tocando las claves a la sección de percusiones de este proyecto imposible que también logró reunir, por ejemplo, a Albrecht Mayer, oboísta principal de la Filarmónica de Berlín, así como al flautista Emmanuel Pahud y a la primera corno Sarah Willis, de la misma agrupación, como a los chelistas Alisa Weilerstein y Rolando Fernández y los violinistas Guy Braunstein y Maxim Vengerov, entre muchos otros.

“Todos los músicos tuvieron esta actitud generosa de querer ayudar”, celebra De la Parra, quien no descarta una gira con La Orquesta Imposible.

Por lo pronto, el video puede ser visto en redes sociales y la música ser escuchada y descargada en plataformas digitales. Lo recaudado por las vistas y descargas irá a iniciativas altruistas.

Además, De la Parra anticipa que el 4 de septiembre habrá una gala de recaudación por YouTube.

Un proyecto de alcance global nacido en la soledad de una directora de orquesta frente a su piano.

Mancuerna coreográfica

Frente a una pantalla, en la sala de su casa en Alemania, la mexicana Elisa Carrillo atendió por varios días las indicaciones desde Nueva York, vía Zoom, del coreógrafo Christopher Wheeldon para bailar el Danzón No. 2 de Arturo Márquez, una forma de trabajo nueva, sin la habitual cercanía e interacción de un salón de ensayos.

La primera bailarina de la Ópera de Berlín cuenta en entrevista las dificultades de trabajar a distancia durante el proceso creativo, no exento de las complicaciones tecnológicas, como fallas en internet o desfase de tiempos.

“Fue algo muy raro también para mí. El bailarín está acostumbrado al contacto, a las sensaciones; a veces estás aprendiendo algo y el coreógrafo llega y te mueve los brazos o te dice: siéntelo así, y de repente yo tenía que imaginarme lo que él decía o me explicaba; se acercaba (a la pantalla) y lo demostraba”, cuenta.

Una labor ardua de casi tres semanas, cuidando cada detalle, trabajando hasta 45 minutos en un sólo fragmento de poco más de 30 segundos para alcanzar la perfección.

“Antes que nada era importante el ritmo, la música, sentir esa pasión del danzón e intimidad, pero también dar una idea de por qué hacemos esto: apoyar a tantas mujeres”, refiere sobre el proyecto la mexicana, quien participó el 8 de marzo pasado en la multitudinaria marcha del Monumento a la Revolución al Zócalo. Incluso, en el video de La Orquesta Imposible porta un diseño de Rebekka Dornhege Reyes, inspirado en la jacaranda, que en marzo colorea las avenidas de la ciudad de violeta, el color de las luchas feministas.

“¿Por qué hago esto?”, se pregunta. “Amo a mi país, es mi sangre, me preocupo por la situación que se vive con las mujeres; cada día hay más violencia y los niños son las semillitas de nuestro futuro. Soy madre, sé lo que es amar a un hijo”.

Después de las primeras sesiones desde la sala de su casa, Carrillo consiguió finalmente que de manera excepcional la Ópera de Berlín le permitiera ensayar en sus salones a principios de junio.

Si bien la pandemia les impidió trabajar juntos de forma presencial, posibilitó, en cambio, la primera colaboración entre la bailarina y el coreógrafo inglés.

Carrillo describe como un sueño cumplido poder bailar la obra de Márquez de la mano de Wheeldon.

Si el coronavirus ha traído tantas cosas negativas, dice, también recordará estos días por esta colaboración.

Después de su retiro como bailarín del New York City Ballet, Wheeldon ha desarrollado una prolífica y prestigiosa trayectoria como coreógrafo para compañías de ópera y ballet como en el teatro musical tanto en Londres como en Nueva York, donde reside.

Entre sus obras para The Royal Ballet figuran Alicia en el País de las Maravillas y The Winter’s Tale, y concibió un fragmento para la clausura de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Carrillo ambiciona bailar algún día su dueto After the Rain.

Será apenas el 27 de agosto cuando Carrillo protagonice su regreso con la Ópera de Berlín tras el cierre de foros en Alemania a causa de la pandemia. Sólo han podido volver los primeros bailarines y algunos solistas, el cuerpo de baile sigue en pausa por la sana distancia.

Un proyecto solidario

La Orquesta Imposible destinará lo recaudado a Save the Children México y Fondo Semillas para ayudar a mitigar el impacto de la pandemia en mujeres y niños.

Un donativo inicial de 7 millones ya se obtuvo de patrocinadores.

A través de Save the Children México se apoyará a Centros Comunitarios de Desarrollo Infantil de la Ciudad de México y Área Metropolitana, espacios de educación inicial preescolar que son sostenidos por las comunidades en zonas marginadas, sin dinero público, y que están en riesgo de desaparecer.

“Se ha detectado una deserción escolar del 30 por ciento y la mitad de los centros con los que colaboramos están en riesgo; ya que no cuentan con recursos para seguir garantizando su supervivencia”, expuso ayer en conferencia de prensa Maripina Menéndez, CEO de Save the Children México.

La mitad de las familias de los niños y niñas que asisten a estos centros, añadió, están desempleadas como consecuencia del Covid-19, y el 40 por ciento son madres solteras jefas de familia.

Menéndez refirió que la violencia familiar es otra pandemia que pone en riesgo la vida de mujeres y niños, por lo que se mejorarán las capacidades de las educadoras para que puedan apoyar y detectar casos de abuso y maltrato.

Fondo Semillas, por su parte, apoyará a cuatro organizaciones de Chiapas, Oaxaca y el Estado de México, así como a la Red Nacional de Refugios.

En Chiapas se beneficiará a la cooperativa Jolom Mayaetik, de los Altos, conformada por 256 mujeres artesanas, para montar una tienda en línea y comercializar sus textiles.

También se apoyará a través de la organización Melel Xojobal a 500 niños de comunidades indígenas que no cuentan con televisión en sus viviendas para que puedan tener acceso a las clases televisadas de primaria y secundaria, y se les brindará acompañamiento a través de brigadas.

En Oaxaca el beneficio será para la banda femenil filarmónica Ka’ux de Santa María Tlahuitoltepec; formada por 31 mujeres que vieron cancelados sus conciertos por la pandemia, para que puedan además promover su primer disco y renovar sus instrumentos.

En el Estado de México, según anunció Tania Turner, directora ejecutiva de Fondo Semillas, se apoyará a una orquesta de niños y niñas en Ecatepec.

El donativo de La Orquesta Imposible permitirá también solventar con recursos a la Red Nacional de Refugios; conformada por 69 espacios de prevención y protección para mujeres, niñas y niños que viven violencia familiar.

¿Quiénes participan? 

Oboes
Cristina Gómez Godoy
Albrecht Mayer

Clarinete
Paquito D’Rivera

Fagot
Stefan Schweigert

Cornos
Stefan Dohr
Sarah Willis
Felix Klieser

Trompetas
Pacho Flores
Arturo Sandoval

Trombones
Joseph Alessi
Jörgen van Rijen
Stefan Schulz

Tuba
Alexander von Puttkamer

Timbales
Benjamin Forster

Percusión
Christoph Sietzen
Yuniet Lombida

Claves
Rolando Villazón

Violines
Maxim Vengerov
Guy Braunstein
Aleksey Igudesman
Nemanja Radulovic

Viola
Amihai Grosz

Chelos
Rolando Fernández
Jan Vogler
Alisa Weilerstein

Contrabajo
Edicson Ruiz

Danza
Elisa Carrillo Cabrera

Dirección y piano
Alondra de la Parra

Te puede interesar: Celebra Syntek 30 años y desnuda su ‘Anatomía’