Hospitales de plantas

213
Hospitales de plantas

 

  • Hay recintos que determinan los males que aquejan a nuestras plantas y con esto sugieren tratamientos para que retomen su salud y vitalidad.
TONATIÚN RUBÍN / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Los humanos y animales no son los únicos que pueden contraer enfermedades, también las plantas, que deben acudir a una clínica para recuperarse.

El Hospital y Centro de Conservación de Plantas Carnívoras y el Hospital de Orquídeas, ambos ubicados en Cuemanco, son algunos de los recintos encargados de determinar los males que aquejan a estos seres vivos para sugerir un tratamiento.

“Nos dedicamos al diagnóstico clínico y, en su caso, a establecer un tratamiento, que puede ser ir al hogar de las personas (a atender la planta) o hasta una hospitalización”, explica Juan Jorge Avilés, especialista del nosocomio de plantas carnívoras.

Una consulta para una planta es similar a la de una persona: primero se realiza una historia clínica del espécimen para después llevar a cabo un examen físico con el fin de evaluar las condiciones de los órganos.

México seguro te enamora

Con esta información, los expertos, que por lo general son agrónomos o biólogos, proponen un diagnóstico presuntivo, que comprueban mediante técnicas de microscopía o con herramientas como medidores de humedad.

Por último, los especialistas sugieren un tratamiento, que puede incluir la administración de antibacterianos, antimicóticos o suplementos nutricionales.

“Es muy común que nos mandan fotos o vienen a preguntar sin la planta. Al igual que con una persona o un animalito en el caso de los veterinarios, es importante revisar las plantas para ver cuáles son los síntomas que presenta y, a partir de ahí, diagnosticar cuál es el problema”, enfatiza Luis González, encargado del Hospital de Orquídeas.

Combaten enfermedades

Cada especie vegetal es vulnerable a distintos tipos de malestares de acuerdo con sus características físicas, precisan los especialistas.

La piel de las cactáceas, por ejemplo, es sellada, lo que dificulta el acceso y salida de agua, cuenta Antonio Díaz, encargado del Diplomado en Cactáceas de Jardines de México.

“Las cactáceas no se secan, se pudren. El enemigo de las cactáceas es el exceso de agua”, remarca el experto, quien aconseja un riego muy espaciado para estas especies.
Aunque este tipo de piel favorece la putrefacción, también les brinda fortaleza para soportar plagas. Pulgones, escamas y arañas rojas son de los pocos organismos que las atacan.

Con las orquídeas es el caso contrario. Son víctimas frecuentes de cochinillas algodonosas, pulgones e incluso de caracoles, por lo que si se presentan, es necesario un tratamiento que incluya insecticidas y molusquicidas, indica González.

“En el momento en que se diagnostica (una plaga), si tú quieres que aquí se le haga el tratamiento, nosotros lo hacemos, pero si tú dices que quieres hacerlo en casa, se hace con algún producto que controle los problemas”, señala.

Las plantas carnívoras, al igual que las orquídeas, son vulnerables a infecciones por hongos, que se combaten con fungicidas.

“Los hongos están presentes donde hay humedad y no hay luz, entonces hay que tener ventilación para evitarlos y cuando las hojas secas están empezando a entrar en un proceso de putrefacción hay que recortarlas con tijeras limpias, ya que los hongos se alimentan de la materia orgánica en descomposición”, recomienda Avilés.

Brindan una segunda vida

Algunas enfermedades son tan graves que las plantas no logran recuperarse, pero a diferencia de las personas y los animales, pueden tener una segunda vida gracias a la totipotencialidad de sus células, es decir, a su capacidad para dar origen a un individuo completo.

El Hospital y Centro de Conservación de Plantas Carnívoras ofrece a sus clientes el servicio de cultivo in vitro, una técnica de laboratorio que consiste en extraer un pedazo sano del ejemplar, como sus hojas o raíz, para cultivarlo.

“Es una forma padrísima si tu planta tiene un alto valor sentimental u ornamental. Es una técnica que nos ayuda a propagar muchas plantas en una pequeña área y se hace bajo ciertas condiciones de esterilidad”, detalla Avilés.

Díaz, por su lado, relata que aunque las cactáceas son muy resistentes a las enfermedades, si permanecen en lugares muy lluviosos y con sombra, aumenta su vulnerabilidad a los hongos.

En estos casos, se deben cortar todas las hojas infectadas y después aplicar un fungicida para evitar la reincidencia. Si la afectación es muy grave, el especialista aconseja cortar una hoja sana del individuo y plantarla en una maceta nueva para que vuelva a crecer.

“Estas plantas se reproducen por hoja y (al plantarla) obtienes otra vez el ejemplar. No pasa nada. Es una de las maneras de reproducción de estas plantas”, sostiene.

Aparte de los servicios médicos, los tres recintos ofrecen talleres y cursos de capacitación sobre el cuidado óptimo y técnicas de reproducción vegetal, los cuales están abiertos al público en general.

Cuida tus orquídeas

Luis González, encargado del Hospital de Orquídeas, destaca la importancia de un sustrato adecuado para la salud de estas plantas.

– Cambia el sustrato. Una vez que terminó la floración, sustituye el material dentro de la maceta, pues al finalizar esta etapa, está degradado y compacto, por lo que retiene más humedad y la planta puede pudrirse.

– Corta la vara. Luego de la floración, corta la vara para que la energía que la orquídea iba a destinar a esta parte mejor la utilice en desarrollar hojas y raíces.

– Comprueba la humedad. Una maceta transparente ayuda a revisar la humedad de la planta. Así se puede determinar cuándo necesita más riego. No hay una frecuencia de riego fija.

Cuida tus carnívoras

Juan Jorge Avilés, presidente del Instituto de Fauna, Flora y Sustentabilidad Social, resalta el rol de la luz solar en el cuidado de las plantas carnívoras.

– Evita el Sol directo. Estas plantas nunca deben recibir la luz solar directamente porque pueden quemarse. Para protegerlas, se aconseja colocarlas detrás de un domo o una ventana.

– Opta por endémicas. Al adquirir una planta carnívora, conviene optar por una endémica o nativa de la región, ya que su cuidado es más fácil porque están adaptadas al clima local.

– No las juntes. Estas plantas se alimentan con insectos porque los sustratos donde crecen son bajos en nutrientes. Por esta razón, deben de tener su propia maceta, pues un suelo tan poco nutritivo puede matar a otro tipo de flora.

Cuida tus cactáceas

Antonio Díaz, encargado del Diplomado en Cactáceas de Jardines de México, recomienda ser cuidadoso con el riego de estas plantas.

– Evita el agua en exceso. Las cactáceas no toleran el riego constante, debe ser muy espaciado. Su piel impermeable no permite que su líquido interior salga, por lo que tienden a pudrirse si el agua es excesiva.

– No la riegues en invierno. Debido al frío y las condiciones secas, estas plantas no crecen durante el invierno, por lo que no necesitan ser regadas.

– Protégelas de la lluvia. El mayor enemigo de las cactáceas es el exceso de agua, por lo que en temporada de lluvia deben resguardarse bajo un techo que permita el acceso de luz solar.

Te puede interesar: México seguro te enamora