Toparán ingresos de las fundaciones

269
fundaciones

 

  • En 2021, fundaciones que obtengan más de 50% de ingresos por actividades no relacionadas a su objeto social perderán autorización para operar.
JORGE CANO / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- En 2021, las fundaciones que obtengan más de 50 por ciento de sus ingresos por actividades no relacionadas a su objeto social perderán su autorización para operar, según los cambios propuestos a la Miscelánea Fiscal.

Además, al revocarse una autorización, o si pierde vigencia, deberán destinar todo su patrimonio a otras entidades autorizadas para donativos deducibles de impuestos.

La actual Ley de Impuesto Sobre la Renta (ISR) estipula que las fundaciones, organizaciones o fideicomisos con autorización para recibir donativos deducibles -denominadas donatarias- sólo pueden obtener 10 por ciento de sus ingresos de actividades distintas a su fin, aunque no se establece que puedan perder su autorización por esto.

Viola normas del INE elección de consejera

La propuesta de ley para 2021 pretende que estas organizaciones no destinen sus activos, como instalaciones o personal, a otras actividades, sino que se dediquen a lo que fueron creadas, explicó María Lourdes Pinzón Escalante, integrante de la Comisión de Apoyo al Ejercicio de la Peritación del Colegio de Contadores Públicos de México.

Entre las donatarias autorizadas que destacan por su tamaño y presencia están Fundación Carlos Slim, Fundación Televisa y Fundación Walmart, la Cruz Roja Mexicana, así como Michou y Mao.

Hay 9 mil 885 donatarias autorizadas, 5.5 por ciento más que en 2019. Un 63 por ciento es asistencial, 13.9 educativa y 8 por ciento cultural, según el SAT.

“Algunas instituciones usaban sus instalaciones para ofrecer servicios y tener lucro, y empezó a hacerse más esa actividad un negocio que superaba 50 por ciento de los ingresos”, expuso Pinzón Escalante.

De acuerdo con la ley, hay 12 actividades susceptibles a ser autorizadas para recibir donativos, entre las que destacan organismos asistenciales, educativos, de investigación, culturales y ecológicos.

Pinzón añadió que algunas han tomado ventaja de lagunas en la ley para obtener ingresos.

“Muchos se aprovecharon porque es difícil diferenciar actividades como enseñanza o terapia como objeto de lucro o si corresponden a los objetivos de la organización sin fin de lucro”.

En 2018, según datos de Hacienda, 66.1 por ciento de los 200 mil 250 millones de pesos en ingresos de las donatarias fue por actividades no relacionadas con su objeto social, 10.1 con su objeto social y 23.8 por donativos.

Esto no implica evasión, precisó Pinzón, pues están obligadas a pagar impuestos.

La propuesta está en línea con la Ley de Organizaciones de la Sociedad Civil, que estipula que no se puede ser donatario autorizado si la actividad no concuerda con el objeto social registrado.

Si bien el cambio planteado pondría orden en las actividades de las donatarias, llega en mal momento por el contexto de los menores donativos del Gobierno hacia la sociedad civil y la crisis económica, dijo, lo que hará que sea más difícil para las donatarias obtener ingresos para atender su objeto social. La parte amable de la reforma será que derogará la obligación de presentar un certificado de cumplimiento de obligaciones fiscales y de impacto social, por el gran costo que implica para las asociaciones.

Te puede interesar: Viola normas del INE elección de consejera