Tren Maya, asignado a Fonatur por periodo casi eterno

93
Tren Maya

 

DALILA ESCOBAR

CIUDAD DE MÉXICO.- El proyecto del Tren Maya, en el sureste mexicano, estará asignado a la empresa de participación estatal mayoritaria Fonatur Tren Maya S.A. de C.V., durante un periodo “que sea casi eterno”, dado que la concesión es pública, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Esta asignación podría ser prorrogable por entre 60 y 100 años, situación que el mandatario federal ha criticado en el caso de empresas privadas, como el caso del puerto de Veracruz, otorgado para operaciones a la Administración Portuaria Integral (API) de Veracruz, por casi un siglo.

Este jueves el presidente explicó que su administración busca que el Tren Maya pertenezca a una empresa del mismo gobierno, “que es muy distinto a una empresa privada. Yo lo que quiero es que no haya privatizaciones”, aseguró.

La intención del gobierno federal es que “queden escrituradas como empresas públicas, o sea, propiedad del pueblo de México, o sea, el Tren Maya es propiedad del pueblo de México, así de claro”, dijo.

La intervención de la iniciativa privada será mediante concesiones o contratos que entregue Fonatur, para obras o construcciones específicas, por ser la dueña del proyecto, pero como una entidad pública.

“Es parte de mis pendientes porque, aunque gane la Presidencia alguien del mismo movimiento, queremos que no haya retrocesos, o sea, no queremos que el aeropuerto de Santa Lucía lo privaticen, no queremos se privatice la refinación de petróleo, no queremos que se privaticen los puertos de Salina Cruz, de Coatzacoalcos, mucho menos el Tren Maya”, aseguró López Obrador.

Señaló que en anteriores administraciones se privatizó infraestructura en todas las regiones del país, excepto algunos elementos del sureste, entre ellos las vías ferroviarias por donde pasará el Tren Maya.

“Cuando nosotros nos enteramos que no habían dado esas concesiones yo era feliz, feliz, feliz, porque si no, no hubiésemos podido hacer el Tren Maya o estar trabajando en la construcción del Tren Maya, porque no sólo para hacerlo enfrentamos a grupos de intereses creados, hasta los seudoecologistas y a los de las organizaciones no gubernamentales que están también molestos, porque al final de cuentas servían ahí de alcahuetes de quienes se sentían los dueños de México”, dijo.

El mandatario federal aseguró que “nosotros no vamos a permitir ninguna injusticia, que este es un proyecto que reivindica al sureste, que es en beneficio del pueblo, que por eso lo estamos haciendo”.

El presidente López Obrador también busca apostarle al financiamiento del tramo 5, que será menos costoso, hasta el momento, con cerca de 17 mil millones de pesos, para el que, dijo, se declaró desierta la licitación.

La finalidad es que se construya con recursos públicos que no generen una deuda por crédito, con el que pudieran participar fondos de inversión como BlackRock.

“Se declaró desierta (la licitación) porque no queremos seguir con esos esquemas. Es que se abusó, se hacían hospitales, reclusorios, oficinas públicas, carreteras, con esos esquemas, y se terminaba pagando el doble o el triple de lo que costaba una obra”, declaró el viernes pasado.