Frenan restauración litigio y coronavirus

232
restauración

 

  • A tres años de los terremotos que dañaron 2 mil 340 inmuebles patrimoniales en el centro y sur del País, la restauración es de mil 091, equivalente al 46%.
YANIRETH ISRADE / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- A tres años de los terremotos que dañaron 2 mil 340 inmuebles patrimoniales en el centro y sur del País, la restauración es de mil 091, equivalentes al 46 por ciento, un avance de 2.1 por ciento respecto de 2019.

El escaso progreso entre un año y otro fue atribuido por Salvador Camarena, director de la Oficina de Sismos del INAH, al litigio que este Instituto mantiene con Grupo Financiero Banorte por más de 2 mil millones de pesos, correspondientes al pago del seguro para resarcir monumentos afectados el 7 y el 19 de septiembre de 2017, y a la pandemia de Covid-19.

“Casi estamos a la mitad de la meta. El problema con el seguro impactó el ritmo que llevábamos, y la pandemia también está un poco deteniendo. El Presidente instruyó no parar este programa, pero muchas veces las propias comunidades detuvieron las obras, no permitían que llegara gente que no fuera de la comunidad, sobre todo en los estados de Oaxaca, Chiapas y Puebla, donde la gente materialmente detuvo cualquier avance”, expuso Camarena en entrevista.

Urge Durazo a revisar Fonden

Los 2 mil 340 inmuebles dañados se concentraron en 11 estados de la República, con un costo de más de 10 mil millones de pesos. Tabasco, Veracruz e Hidalgo culminaron la recuperación de las edificaciones afectadas y Camarena prevé concluir en 2021 las que resultaron con deterioros en Guerrero, Tlaxcala, Estado de México, Chiapas y Morelos.
Demorarán más, anticipó, las restauraciones en la Ciudad de México, Oaxaca, Puebla. Estas dos últimas entidades, junto con Morelos, reportaron los daños más severos.

El arquitecto aseguró que el porcentaje de 46 por ciento en el avance de inmuebles restaurados repuntará a finales de 2020, pues obras ya concluidas no han podido registrarse como tal debido al adeudo que dejó el seguro con las empresas contratadas.
La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) aportó 481 millones de pesos para solventar parte de la deuda.

“Estamos en un proceso de liquidación de esas deudas e inmediatamente tendrá que reflejarse en el avance. Habrá un brinco de aquí a diciembre al ejercer estos recursos, un avance muy rápido de obras que no estaban registradas como terminadas, y que en dos o tres meses se van a terminar, porque estará pagado el dinero”, afirmó.

Aunque la mitad de los inmuebles deteriorados por los sismos disponen, para su restauración, del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), Camarena señala las dificultades normativas para acceder a los recursos previstos.

restauración

“Estamos tratando de compendiar toda la experiencia para poder hacer iniciativas de modificación normativa, porque de los 2 mil 340 templos dañados solamente pudimos registrar mil 252 en el Fonden, debido a que sus reglas de operación establecían que en 20 días teníamos que hacer el censo de daños y decir cuánto iba a costar la restauración. Era un despropósito. En Oaxaca, con 598 daños, no se pudo registrar ni la mitad: fueron 221 inmuebles los que se lograron registrar”, ejemplificó Camarena.

La “caja registradora” del Fonden –que destinó unos 6 mil millones de pesos– cerró el 20 de octubre, seis meses antes de haber concluido el censo de daños, listo entre marzo-abril de 2018.

“Los mil 252 (registrados en Fonden) eran los que teníamos entonces detectados. Siguieron apareciendo más inmuebles dañados que no tuvieron oportunidad de inscribirse en el Fonden”, lamentó

Además del censo, otros aspectos deben revisarse normativamente, señala Camarena, porque no obedecen a una realidad.

A la pregunta de si prevén recibir, en 2021, recursos fiscales de alguna dependencia federal, como los obtuvo de Sedatu en 2020, Camarena responde que no, hasta ahora, pero “en su momento tendrá que resolverse porque es un problema de Estado”.

“Tendrá que verse la manera en que pueda haber recurso para continuar. Lo que nosotros hemos planteado es que estamos seguros que vamos a ganar el juicio (con Banorte), no tenemos la menor duda. En el momento que se gane el juicio, ese dinero podrá reintegrarse a las arcas de la nación o a quien lo haya dado para poder continuar. En este momento el dinero de Sedatu está sirviendo como mitigación al daño que está causando el impago. Va a faltar dinero, sí. En su momento lo tendremos que ver”.

Te puede interesar: Urge Durazo a revisar Fonden