Establece ruta Atlas de Riesgo

379
Atlas

 

  • A casi 15 años del huracán Wilma, huracanes y ciclones tropicales siguen siendo la mayor amenaza para la población local y los visitantes.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- Los huracanes y ciclones tropicales siguen siendo la mayor amenaza para la población local y los visitantes a casi 15 años del huracán Wilma. El Atlas de Riesgos del Municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, reconoce la posibilidad de que ante otro fenómeno meteorológico similar pudieran ser afectadas tres cuartas partes de la población que habitan en cercanía con la línea de costa.

De repetirse un fenómeno de altas consecuencias, el mayor embate se daría contra 571 mil cancunenses que habitan 173 mil 96 viviendas, que están en un rango de riesgo de daño alto y muy alto.

Califican al Caribe como destino seguro

La vulnerabilidad que prevalece y los fuertes vientos perjudicarían también a 119 mil 543 personas que habitan 82 mil 486 viviendas ubicadas en tres mil 353 manzanas, casi una tercera parte de la cantidad en que fue dividida la geografía municipal para su estudio.

El documento fue elaborado por el Centro de Información Geográfica de la División de Ciencias e Ingeniería de la Universidad de Quintana Roo, a través de un contrato por adjudicación directa (número MBJ-OFM-DRM-FORTAMUN-0064-2018) que otorgaron las autoridades municipales el 9 de noviembre de 2018.

Del análisis se desprende que un segundo escenario adverso, que perjudicaría también la seguridad y propiedad de las personas, se tendría con inundaciones pluviales, pues se dañaría a 185 mil 651 habitantes y 56 mil 258 casas-habitación.

Una marea de tormenta, por ejemplo, con olas de ocho metros generadas por un huracán categoría 5, provocaría los mayores daños en ocho de los 21 distritos en que se subdividió para su análisis el Municipio de Benito Juárez. En la mitad de los territorios afectados estaría la infraestructura turística de la Ciudad, de ahí su importancia.

La naturaleza del desastre se debe a que para su atención se requiere un mayor tiempo de reacción entre los habitantes y en la mayoría de casos se pierde el patrimonio familiar o se deterioran las viviendas.

Otros riesgos se darían por hundimiento de terreno, lo que dejaría expuestas a 62 mil 775 personas y 19 mil 023 viviendas y, en un menor riesgo, el deslizamiento de laderas que dañaría a 155 personas de 47 viviendas.

La forma de evaluar los escenarios frente a fenómenos naturales se hizo a través del cálculo a partir de la susceptibilidad del peligro y del riesgo a nivel de Distrito del Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población Cancún de 2018.

El análisis de la información fue interpretado mediante la estandarización y homologación de bases de datos, modelos matemáticos para cálculo del peligro, vulnerabilidad y ponderaciones cuantitativas y cualitativas de la estimación de los niveles de riesgo, aunque el documento aclara que únicamente se trata de variables aleatorias y de probabilidad.

En el mismo documento se establece que la percepción local de riesgo se considera muy baja, según una encuesta realizada en 2006, que consistió en aplicar y procesar un cuestionario de 25 preguntas para estimar las eventuales amenazas que se perciben en las comunidades.

Te puede interesar: Califican al Caribe como destino seguro