Aguardan reactivación más de 60 mil cuartos 

441
reactivación 

 

  • Pese a reactivación, Quintana Roo concentra poco más de la mitad de los 117 mil cuartos hoteleros desocupados de los 10 destinos más importantes del país.
MARCO ANTONIO BARRERA

CANCÚN, Q. ROO.- El estado de Quintana Roo sigue siendo el más afectado en la reactivación de la actividad turística, al concentrar poco más de la mitad de los 117 mil cuartos hoteleros desocupados de los 10 destinos turísticos de sol y playa más importantes del país.

Son casi 60 mil habitaciones disponibles pero vacías localizadas en la Riviera Maya, Cancún e Isla Cozumel a la espera de una pronta reactivación económica en la llamada “nueva normalidad” provocada por la pandemia sanitaria del Covid-19.

Los resultados preliminares 2020 de un análisis de la Secretaría de Turismo (Sectur), con corte al 20 de agosto pasado, establecen que la falta de paseantes afecta a 19 centros de playa en Baja California Sur (4), Quintana Roo (3), Oaxaca (2), Guerrero (2),  Baja California (2), Colima (1), Sinaloa (1), Jalisco (1), Veracruz (1), Nayarit (1) y Chiapas (1).

Mantienen pausa los gigantes del mar

Los 10 destinos que más resintieron la falta de vacacionistas fueron la Riviera Maya, Cancún y Cozumel, Quintana Roo; Acapulco e Ixtapa Zihuatanejo, Guerrero; Los Cabos, Baja California; Puerto Vallarta, Jalisco; Nuevo Vallarta, Nayarit; Mazatlán, Sinaloa, y Bahías de Huatulco, Oaxaca, cuya oferta disponible es de 168 mil 601 habitaciones pero reportan una ocupación de 51 mil 238; es decir, al 30.39 por ciento.

En lo más alto del reporte está la Riviera Maya con una disponibilidad de 45 mil 600 cuartos hoteleros pero una ocupación de apenas 13 mil 858; es decir, 30.4 por ciento, lo que representa una ocupación menor de 22 mil 926 frente al año pasado y 23 mil 560 de 2018.

Playa del Carmen mantiene ocupadas tres mil 200 habitaciones pese a su capacidad de casi 11 mil cuartos, Playacar mantiene un reporte promedio de dos mil 84 cuartos al día sobre una infraestructura de seis mil 700 habitaciones y Akumal reportó mil 225 alquileres con una oferta hotelera de cuatro mil 600 cuartos.

Las estadísticas preliminares de asociaciones de hoteles en el estado y del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo (CPTQ) confirmaron que el peor momento en la Riviera Maya ocurrió entre abril y mayo pasado, cuando se desplomó hasta 2.5 por ciento la ocupación diaria. Para julio y agosto, ya con el semáforo epidemiológico en naranja y amarillo, la prestación del servicio aumentó del 11 al 22.6 por ciento.

De acuerdo con el estudio de la Sectur, el segundo centro vacacional de sol y playa más afectado es Cancún con una capacidad de alojamiento que apenas rebasa 11 mil cuartos sobre una oferta de 35 mil habitaciones; es decir, la ocupación es de 31.9 por ciento. La estadística es menor en 15 mil 533 respecto a 2019 y 16 mil 768 del 2018.

La Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos y el CPTQ establecieron que Cancún y Puerto Morelos tuvieron su peor momento con una afluencia de visitantes de 5.7 por ciento durante el distanciamiento social pero subió a 15.2 en junio, 23.7 en julio y 25.8 en agosto pasado.

La Isla Cozumel fue el noveno destino de importancia nacional que también más se afectó con una ocupación de mil 391 cuartos ocupados sobre una capacidad instalada de cinco mil 100 habitaciones; es decir, 27.2 por ciento. La estadística fue menor en 2 mil 659 cuartos diarios que el año pasado y 2 mil 851 respecto al antepasado. El peor momento ocurrió entre abril y mayo cuando la ocupación desapareció por completo pero se recuperó 11.7 en junio, 23.1 en julio y 26.2 en agosto.

Te puede interesar: Mantienen pausa los gigantes del mar