Dejaron de pagar un billón de pesos a la banca

183
Banca

 

  • Con el programa de diferimiento de pago como apoyo a deudores, la banca mexicano dejó de cobrar un billón de pesos en capital.

CHARLENE DOMÍNGUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Con el programa de diferimiento de pago como apoyo a deudores, la banca dejó de cobrar un billón de pesos en capital, y 69 mil millones de intereses, indicó la Asociación de Bancos de México (ABM).

Con la medida, anunciada en marzo, los bancos ofrecieron el diferimiento parcial o total de pagos de capital e intereses hasta por cuatro meses, con posibilidad de extenderlo dos más, periodo en el cual los saldos no tuvieron cargo de intereses morosos.

Al programa, de acuerdo con la ABM, se unieron 9.3 millones de créditos, que representan a 8.6 millones de personas.

Ofrecen bancos plazos, pero sin reducir deudas

“En el programa de diferimientos, la banca no cobró capital por un billón de pesos y no cobró intereses por 69 mil millones de pesos; eso no es un tema menor, no hay otro gremio ni del sector público ni privado que haya puesto tanto dinero en la mesa para ayudar a 8.6 millones de personas” mencionó Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM.

Según detalló, el monto referido equivale a 4.5 por ciento del Producto Interno Bruto.

Tras el éxito de la medida, que estuvo acompañada de facilidades contables establecidas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) como incentivo para las instituciones financieras, la banca prepara un nuevo programa que busca dar una solución de más largo plazo y con un análisis más personalizado para cada cliente.

El paquete de facilidades regulatorias pretende promover que los bancos ajusten los esquemas de pago de los clientes para disminuirlos al menos 25 por ciento, ampliar los plazos remanentes hasta 50 por ciento, disminuir tasas de interés y hacer quitas de capital.

Banca

De acuerdo con la AMB, las quitas serían el último recurso. Entre los incentivos para los bancos están el cómputo de un monto menor de reservas específicas cuando pacten una reestructura, reconocimiento de reservas específicas que se liberen por la reestructura de un crédito como reservas adicionales, reconocer un mayor capital regulatorio por considerar las reservas adicionales como parte del capital complementario y hasta reducir los requerimientos de capital por riesgo de crédito.

El marco de facilidades regulatorias para los bancos por parte de la CNBV contempla la posibilidad de que los clientes puedan reestructurar hasta por 60 meses los pagos de sus tarjetas de crédito, pero dependerá de la negociación individual que cada usuario tenga con su banco.

En su presentación, el directivo indicó que la situación de la banca en México tiene una posición sólida y el crédito en términos reales muestra crecimientos, aunque con menores márgenes, lo que se percibe como positivo para el sector en medio de una de las peores crisis económicas.

Te puede interesar: Ofrecen bancos plazos, pero sin reducir deudas