Demandan marginados beneficios con el Tren Maya

414
Tren Maya

 

  • La comunidad Leona Vicario, de Puerto Morelos, pidió a López Obrador se construyan paraderos del Tren Maya en Uman, Leona Vicario y otros lugares marginados.
DALILA ESCOBAR

CIUDAD DE MÉXICO.- Hasta Palacio Nacional llegó un escrito de la comunidad Leona Vicario, en el municipio de Puerto Morelos, Quintana Roo, en el que piden al presidente Andrés Manuel López Obrador se construyan paraderos del Tren Maya en Uman, Leona Vicario, El Tintal, Sisbichen, Holca y Mahahual, “por razones de justicia social”.

El argumento es que podrían ser puntos estratégicos, de conexión de carreteras, autopista y caminos hacia diferentes puntos, incluyendo los lugares más alejados. El escrito a nombre del presidente del Comisariado Ejidal de Leona Vicario, Moisés Flores Pool, expone que se trata de “un acto de justicia y equidad a todos los habitantes de esta zona, para que los beneficios lleguen a todos, y no concentrarlos como se está planeando en Tulum-Playa del Carmen”.

Explican que en un tramo de 54 kilómetros se proyectan dos estaciones y cuatro paraderos, mientras que en el tramo X Can-Cancún hay un recorrido de 86 kilómetros, donde no se planea un centro de transporte alrededor del mega proyecto. En esa distancia se tienen las estaciones: Playa del Carmen y Tulum, con cuatro paraderos: Cobá, Xcaret, Puerto Aventuras y Akumal.

Impulsará Tren Maya sector agroalimentario

Entre las razones que exponen ejidatarios de Leona Vicario, está el costo del transporte de las personas que viven en esta comunidad y se trasladan a la zona hotelera de Cancún, que llegan a pagar hasta 120 pesos. El documento, también firmado por el delegado municipal en Puerto Morelos, José Alberto Cahuich Ramírez, fue entregado al área de Atención Ciudadana de la Presidencia de la República que pide hacer el planteamiento al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Algunos pobladores, exponen, “salen a trabajar a Cancún y por necesidad se hacinan con familiares o rentan un cuarto en muy precarias condiciones, provocando muy baja calidad de vida, teniendo que abandonar su familia, su casa y sus grandes terrenos. Otros optan por quedarse inmóviles ante la falta de oportunidades”.

Y agregan que “es muy lamentable que mientras lo mejor de nuestro territorio se ha puesto a disposición de los grandes hoteleros extranjeros, apoyándolos con infraestructura y condiciones para que puedan obtener millones en ganancias, los nativos no tenemos ni lo básico como es la facilidad para moverse a trabajar”.

Otras ventajas que tiene el ejido, afirman, es la población de 8 mil 900 habitantes, además de estar a 41.7 kilómetros de Cancún y contar con una vía libre más cercana a Kantuninkil, con otros 8 mil 800 habitantes. Por lo mismo, consideran conveniente contar con una carretera libre hacia muchos pueblos rumbo Holbox.

Exponen que están dentro del municipio con más reserva de agua, que abastece a Cancún, pero sin la densidad poblacional del centro turístico. Con esta ubicación de nuevos paraderos, los representantes ejidales exponen en el escrito que se trata de una oportunidad para que la población de dichos ejidos puedan elevar también sus posibilidades de vida pues ofrecen también una opción para turistas nacionales que viajan al sureste con bajo presupuesto.

En el caso de Mahahual plantean la llegada de los cruceros internacionales, donde un paradero podría conectar a la ruta que lleve a sus destinos a los pobladores de José María Morelos y sus alrededores, quienes ya con ese medio de transporte podrían promover la visita a las pirámides de la zona así como la ruta de las 11 iglesias.

“No estamos dispuestos a quedarnos viendo como el Tren Maya sólo pasará por aquí, llevándose nuestras ilusiones de progreso, nosotros también queremos mejores condiciones de vida para nuestros hijos, necesitamos abaratar costos para movernos a trabajar y regresar a nuestra casa, con nuestra familia”, indican.

Lo que buscan, subrayan, es “mover nuestros productos, que nuestros hijos tengan oportunidad de ir a las universidades, que puedan trabajar y socializarse, que se mueva la economía en este lugar y también que los más alejados se beneficien de un paradero cercano”, resaltan en el documento de ocho páginas.

Más adelante, denuncian que “no es necesario las calumnias hacia la gente más pobre y desprotegida; lo hemos visto en los tours de ‘todo incluido’ donde se animaba a los turistas a comprar en sus tiendas diciéndoles que dentro de Chichen Itzá los puesteros son maleantes, que venden cosas robadas o fuera de la ley y se meten a la fuerza por caminos clandestinos rompiendo los alambrados y no los pueden sacar, que por favor no les compren ni fomenten eso, que compren en sus lujosas tiendas”.

“Es muy vergonzoso este tipo de calumnias de parte de quienes pueden y quieren llevarse todos los beneficios, difamando a nuestra gente y a nuestro país”. Por tal motivo piden al presidente voltear a ver a las comunidades desprotegidas, “que no saben defenderse, que no tienen el conocimiento, y que siempre han sido oprimidas”.

Por último, apelaron a la “sensibilidad del Arq. Rogelio Jiménez Pons hacia las verdaderas necesidades de estas comunidades, es visible sus intereses personales y de grandes empresarios, poniéndoles las mejores condiciones, sin considerar las de todas estas comunidades tan pobres, donde es necesario un medio de transporte más económico, ya no como negocio, si para supervivencia y una vida digna con al menos lo básico”, finalizan.

Te puede interesar: Impulsará Tren Maya sector agroalimentario