Wayeb político: Gustavo Miranda, el ‘nene verde’

650
Gustavo Miranda

 

ÉDGAR FÉLIX

Por méritos políticos, Gustavo Miranda García es una incongruencia de liderazgo, porque sólo hay una explicación para entender su recién nombramiento como presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la XVI Legislatura local, que detrás de él hay un poder supremo capaz de alinear intereses a favor del imberbe legislador.

¿Cómo ese club de cuates llamado partido verde puede hacer y deshacer tanto en el poder legislativo del estado? O el patriarca, Jorge González Torres, fundador de ese instituto registrado ante el INE como un pago de favores de Carlos Salinas de Gortari sigue desde la sombras meciendo la cuna o el hijo, Jorge González Martínez, alias el “Niño Verde”, ya lo superó con creces para andar “chamaqueando” al que se le ponga enfrente. Qué nivel.

Ambos, el patriarca mayor y el patriarca menor, a la sombra del poder, sin sudar ni mostrar la cara porque cuando lo han hecho han logrado sólo motivar escándalo tras escándalo, mientras sostienen un coco con ginebra desde alguna de sus diversas propiedades que tienen en esta entidad o en alguna otra parte del país.

Han pasado más de 40 años y así sigue funcionando “el verde”, utilizando ese perfil de “businessman”, sin carrera política ni méritos de lucha por la democracia de este país, estilo el boxeador Jorge Kawaghi, el más emblemático de todos. Así que el nuevo producto verde que han puesto a la luz pública se llama Gustavo Miranda y tiene el objetivo de llegar a obtener la titularidad de la Presidencia Municipal de Benito Juárez, estilo Remberto Estrada Barba, quien fue todo un éxito de negocios para esta mafia verde.

Especulan que irían con Morena por el Ayuntamiento de Benito Juárez, claro que dependiendo quién llegue como líder del partido en el poder y seguramente deben tener algún candidato para la presidencia del CEN de Morena, apoyándolo. Así que ya han difundido ese sambenito de que “irán con Morena” mientras le atizan al carbón para “levantar” la mala imagen del joven Gustavo Miranda, alias “el nene verde”, quien ya comenzó a proponer temas polémicos.

El actual líder camaral es un diputado que sin que le pregunten advierte que su “compromiso es con la ciudadanía” y que solamente tiene el “compromiso, ante nadie, más que trabajar”. De verdad, ¿ante nadie? Pero su corta carrera política dice lo contrario: para empezar, a quién le debe su reciente nombramiento.

¿A su trabajo legislativo? Pues no, porque ha sido bastante mediano y con participaciones en tribuna leyendo y con temas de sexto año de primaria. En números, ha faltado “justificadamente” el 7.7 por ciento de cuando ha sido convocado; ha presentado 25 iniciativas de las que la mayoría son de grupo o de no autoría propia. Sólo ha llegado a ocho acuerdos y, el más importante de todos, sólo ha tenido 14 intervenciones públicas en sesiones oficiales, la mayoría leyendo de menos de dos minutos de duración. Un diputado sin debate ni ideas, pero sí con muchos negocios en puerta, al estilo verde.

Desde hace un año le ha declarado la guerra con constantes críticas, no por la seguridad de la entidad per se, sino como confrontación personal al secretario de Seguridad Pública del estado, Alberto Capella. Esto, lo sabe, le dará simpatías. No se diga con el tema de los límites territoriales con Yucatán y Campeche. A ese ritmo no falta en proponer la pena de muerte y alguna que sea sobre aborto. Anda en busca de votos a como dé lugar y con quien se deje para llevarlo a la plaza pública para quemarlo con leña verde. Desatado el muchacho.

Erick Gustavo Miranda García ha demostrado poco oficio político y sí mucha protección de intereses como lo demostró cuando les tiraron por tierra aquella anodina reforma que habían logrado pasar “chamaquéandose” a varios – la firma de la casa – para exentar de impuestos a los casinos del estado. Un capítulo vergonzoso donde el actual presidente de la JUGOCOPO de la Cámara de Diputados de Quintana Roo enseñó muy bien los dientes.
Después de la lectura de la iniciativa de decreto, de urgente y obvia resolución por el que se deroga el artículo séptimo transitorio de la Ley de Ingresos del Estado de Quintana Roo, para el Ejercicio Fiscal 2020, expedida por la Honorable XVI Legislatura del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo, el 16 de enero de 2020, que echaba por tierra el “chamaqueo” de los verdes, Gustavo Miranda habló sin el mayor rubor posible para evitarlo:

“Hay que ser abiertos y no decir que todo es erróneo. Debemos decirle al mundo que Quintana Roo quiere inversión. Debemos decirle al mundo que también queremos incentivos fiscales y debemos decirle al mundo que Quintana Roo se tienen que diversificar. Que no podemos seguir viviendo de sol y playa.

“En ese sentido debemos ser abiertos no necesariamente con los casinos pero si vemos empresas de entretenimiento que vienen, que traen inversión y que puede ser para clientes turistas y no para clientes locales, pues tampoco que nos cerremos todos porque es muy fácil ir con la ola de lo popular y siempre subirnos al barco de lo popular, pero también necesitamos tomar esas decisiones que mejoren la situación de Quintana Roo. Necesitamos diversificar y ver la prioridad que es seguridad”.

Un gran “argumento” para “decirle al mundo” de un “businessman” al que le habían echado abajo el jugoso negocio de los impuestos de los casinos. No pudieron “chamaquear”.

Pero estos negocios son más complicados. Recientemente se destapó el escándalo con la mamá del diputado. Resulta que Jorge David Segura Rodríguez es socio de Gustavo Miranda en la empresa de transporte Xolos Transfer S.A de C.V., la cual conformaron en 2018, pese a que el primero mantenía un juicio laboral en contra de su madre y a través del cual ella “perdería” un departamento.

Jorge David Segura Rodríguez, interpuso una demanda laboral contra la empresaria Erika García Deister, madre de Gustavo, y su compañía García & Miranda Tranding S.A de C.V. En este intricado laberinto legal y de red de complicidades para evitar que la madre del diputado pierda propiedades, se encuentra también Pablo Bustamante Beltrán, actual regidor de Benito Juárez.

Es decir, esta camarilla simuló juicios laborales en contra de Erika Luz García Deister que han evitado que bancos, los cuales exigen pago de créditos, embarguen departamentos de lujo que estaban dados en garantía. El caso salió a la luz pública, gracias a una denuncia penal presentada por el poderoso banco español Sabadell ante la Fiscalía General de Quintana Roo en contra de Erika García, Pablo Bustamante y la presidenta de la Junta Especial de Conciliación y Arbitraje, Nelly Adriana Lizama Uc, por el presunto “movimiento fraudulento” para evadir una millonaria deuda.

Wayeb político: Marías, Nietzche, ‘López’ y Madero