Narran novela en escenarios de Quintana Roo

199
Quintana Roo

 

  • Quintana Roo es parte del escenario creado por Daniel Krauze en su nueva novela Tenebra, que se desarrolla en el sexenio de Enrique Peña Nieto.
ÉDGAR FÉLIX

CANCÚN, QROO.- Quintana Roo es parte del escenario creado por Daniel Krauze, en su nueva novela Tenebra (Seix Barral). Cozumel, Cancún y varios lugares de la Riviera Maya dan vida a los personajes de esta reciente historia de temas políticos que se desarrolla en pleno sexenio de Enrique Peña Nieto, en 2016.

Me han llamado para reclamarme que ese Cozumel que leyeron en mi novela no es el que describo, pero es el Cozumel que vivió mi personaje, dice, porque reconoce que es cierto que toda esta entidad es paradisiaca, un paraíso, pero también es el lugar más emblemático de todos los problemas que aquejan a nuestro país: crimen organizado, actividades ilegales, abusos de políticos, prostitución, narcotráfico, desarrollos que no respetan la ecología de la zona y todo está bien documentado.

Cuando el huracán Gilberto, en septiembre de 1988, recuerda el autor de Tenebra, vinimos en familia con mi padre (Enrique Krauze) a realizar un largo viaje por toda la Península de Yucatán y me impresionó desde niño la belleza de la zona. Todo ese recuerdo tan luminoso que tengo desde entonces se lo di al protagonista de la novela.

Quintana Roo, el estado con más casamientos en 2019

Daniel Krauze tardó seis años en elaborar Tenebra; la mitad de este tiempo lo dedicó a la investigación, desde saber cómo funcionan los ejidos, como se tejen las relaciones y laboran las alcaldías, de conocer los hilos del poder, los intereses en todos los ámbitos, la historia de la entidad y el resto, tres años, fueron para escribirla.

El personaje principal de Tenebra crece en la ciudad de México, explica, su familia pierde todo y entre 1985 y 1986 su padre los lleva a vivir a Cozumel, donde crece. Ahí pasa su adolescencia. Por eso, mucho de la novela se realiza en Cozumel, en la Riviera Maya y Cancún. Las primeras cuatro páginas son completas de todos estos lugares. El otro personaje principal es un joven operador político que vendió su alma para insertarse en el poder.

No sólo toca al PRI, advierte en la entrevista, sino a todos los partidos y al sistema corrupto del país. Es una novela que no solo recrea la realidad de un país carcomido por la corrupción, sino el drama más amplio de una sociedad sin valores y a la deriva, retratando la crisis del hombre contemporáneo, la cual parece no tener fronteras ni perspectivas de solución. ¿Sirve de algo la justicia, el periodismo honesto, la verdad y el amor en ese mundo de excesos, vicios y humillaciones? Esta historia arroja la luz necesaria al lector para dar respuesta a esas interrogantes.

-¿Entonces conociste la realidad? Se le pregunta.

-Conocí la realidad. A mi me impresionó lo ingenuo que era. Me reuní con muchos de esos políticos, muchos del PRI y de otros partidos, con funcionarios, con periodistas. Me ponían los pelos de punta.

-Te preguntas en el resumen de la novela si sirve el periodismo honesto. ¿Sirve?

-Por supuesto que sirve, pero tiene obstáculos enfrente. Es un oficio genuinamente peligroso, un periodismo de investigación con respecto al poder y es fundamental en la democracia. Para explicarlo creo un personaje en mi novela que es una chica que es periodista de investigación.

Para Daniel Krauze las conferencias de prensa de todas las mañanas del Presidente Andrés Manuel López Obrador “es un ejercicio de control porque no es una relación horizontal”. El Presidente tiene mucho más peso que Reforma, y es una relación desventajosa, vertical. En cualquier democracia eso no ocurre. Por ejemplo, el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha señalado que no es su papel criticar a la prensa. Es decir, ha dicho que los Franceses quieren leer, oír, entender, criticar, apoyar, debatir y por todas estas razones, el trabajo de los periodistas es indispensable.

Te puede interesar: Quintana Roo, el estado con más casamientos en 2019