Elevan imprevistos costo de Tren Maya

455
Tren Maya

 

  • La electrificación del Tren Maya, el hallazgo de piezas arqueológicas y la adaptación a doble vía incrementó en el costo de la obra.
DALILA ESCOBAR

CIUDAD DE MÉXICO.- La electrificación del Tren Maya, el hallazgo de piezas arqueológicas y de cenotes en el sureste mexicano, así como la adaptación a doble vía, son las sorpresas que se ha llevado el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), y que han hecho que cambie el trazo original de uno de los proyectos más grandes del gobierno.

Tales cambios podrían representar un incremento en el costo de la obra que, de acuerdo con Rogelio Jiménez Pons, director general de Fonatur, sólo de electrificación representará un monto de 30 mil millones de pesos; sin embargo, aún no se tiene el cálculo total porque los costos podrían aumentar conforme avance la obra.

El presupuesto contemplado para el proyecto original era de hasta 150 mil millones de pesos, pero este monto es susceptible de cambios conforme vayan surgiendo las adecuaciones de las obras.

Dividen en 3 licitaciones tramo 5 del Tren Maya

La electrificación se adelantó diez años, dado que proyectaban que el Tren Maya fuera eléctrico hasta 2034, pero debido a un acuerdo con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) surgieron las adecuaciones antes de que comience a operar.

“Pensamos que no iba a haber esa inversión sino hasta dentro de 10 años, pero el presidente logró que la CFE le garantizará que iba a haber plantas generadoras de energía y ya se echaron a andar, se están construyendo y una ya va muy avanzada en Mérida”, informó Jiménez Pons, en entrevista para Luces del Siglo.

Estos generadores de ciclo combinado también atenderán “una demanda pendiente en la Península de Yucatán, que es deficitaria en energía, y ya con estas dos grandes plantas la CFE le garantiza al presidente que se tendrá capacidad para que en el 2024 que se eche andar el Tren ya haya un 43 por ciento”.

El director de Fonatur indicó que los cambios y el aumento de costos se observan como una desventaja a corto plazo, pero resultará lo contrario a largo plazo porque el mantenimiento es menos costoso y la operación será más eficiente y de mayor cuidado al medio ambiente.

Un elemento que consideran determinante en los trabajos de este mega proyecto, precisó, es el tiempo que tienen para concluirlo, por cuestiones políticas.

“En México tenemos que terminar todo en el mismo sexenio, eso nos obliga hacer trabajos en paralelo. Normalmente en un país desarrollado, como Inglaterra o Francia, este tipo de proyectos de la planeación a la ejecución se llevan entre 10 ó 12 años y nosotros lo tenemos que hacer en cuatro porque es la realidad política de este país: por la continuidad por los presupuestos y por muchos factores de carácter político. De que es posible, es posible; de que es difícil, si es dificilísimo, pero lo estamos haciendo y ahí vamos”, señaló.

Sin embargo, el proyecto no sólo contempla cambios en el trazo, sino en las propias comunidades que serán impactadas. De acuerdo con Alejandro Varela Arellano, director jurídico de Fonatur, cuatro colonias de Campeche tendrán que ser reubicadas por tener una colindancia peligrosa con el paso de las vías férreas.

El cambio, afirma el Fondo, fue aceptado por las comunidades, bajo la medicación de ONU Habitat para buscar un acuerdo, con lo que se garantiza un desplazamiento acordado por todas las partes, no forzado ni de negligencias por parte de la autoridad.

Las personas que serán reubicadas pertenecen a las colonias Santa Lucía, Benito Juárez, Camino Real, La Ermita y Bellavista.

En torno a las obras, Jiménez Pons reconoció que no se pudieron tener los estudios de impacto ambiental desde un inicio.

“Es como aquellos que decían que tenemos que tener estudios de impacto ambiental desde un principio, se ve que en su vida han hecho uno porque tú no puedes hacerlo si no tienes el proyecto ejecutivo o al menos la ingeniería básica, porque no sabes antes de eso si vas a meter un puente o un túnel por poner un ejemplo y debes tener los datos básicos de ingeniería”, indicó.

El proyecto ha tenido que cambiar trazos también por cuestiones técnicas; por ejemplo, en algunos tramos de la vía ya existente se observaron curvas muy cerradas, que con la velocidad que llevará el tren, se tendría que modificar.

“Es normal que un proyecto de este tipo vaya presentando cambios porque es la realidad, quien dice que esos cambios se tenían que haber previsto, se ve que en su vida ha hecho algo. Todos llevamos varias décadas trabajando proyectos grandes de infraestructura y sabemos que esto es lo convencional”, aclaró.

El funcionario consideró que las críticas al proyecto son por “el ámbito político, por el cambio de régimen. La gente está buscando cómo ingeniar de alguna forma, para criticar al gobierno, son cosas normales”, consideró.

En casi tres meses de obras se han descubierto 2 mil 187 monumentos históricos, “de repente al mismo Instituto Nacional de Antropología e Historia le ha sorprendido que hay hallazgos, mediante el sistema de rayos láser, con el que van desnudando la selva y van apareciendo vestigios, se han encontrado cosas muy interesantes”.

En el plan original, la ruta indicaba ir a Valladolid y después a Cobá, hasta Tulum y de Tulum a Cancún; ahora de Valladolid se va a ir directamente a Cancún, porque “resulta que ya cuando se hacen los estudios de geofísica a profundidad, se concluye que por ahí es imposible el acceso que hay muchos cenotes y vestigios arqueológicos”.

Otro imprevisto anotado por Jiménez Pons es el cambio de la doble vía que, al actualizar los datos de mercado llevaron a concluir que se debe hacer el cambio del tramo que va de Cancún a Mérida y de Tulum a Chetumal, lo cual también incrementará en costos que hasta el momento son 14 mil millones de pesos.

Modificaciones de Tren Maya en comunidades

Ante la petición de comunidades en torno a que se construyan paraderos en sus regiones para formar parte de los cambios que traerá el Tren Maya, el director de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons aseguró que aún se pueden agregar paraderos.

“Todo es posible y si se trata de alivianar a una comunidad, la alivianamos y, de hecho, indirectamente para ese tipo de cosas las comunidades se están organizando. Nosotros queremos quedar donde mejor organizadas estén, porque te garantiza que hay una respuesta social oportuna”, señaló.

En torno a los paraderos, añadió: “si hay demanda y si la comunidad lo justifica o quiere hacerlo, se pueden hacer”.

Jiménez Pons dijo que podrían incluir un nuevo paradero que podría ubicarse en Nuevo Xcan.

También argumentó que se establecerá una estrategia agroalimentaria, “es todo un tema grandísimo, porque ahí ya no estamos hablando de paraderos ni de estaciones, estamos hablando de centros de acopio, que es otra cosa y son más de carácter industrial y que podría funcionar si una población se quedó fuera de la jugada en temas sociales de una estación o paradero, y podrá tener un centro de acopio y de ahí al negocio está mejor”, expuso.

Fonatur sostuvo recientemente una reunión con la banca para analizar los créditos agropecuarios que buscan ofrecer programas asociados al Tren Maya.

“Van a generar programas y proyectos que pueden incorporar a muchas comunidades, creo que la estimación que hizo Naciones Unidas de que se iban a generar un millón de empleos como resultado del Tren Maya, antes de 10 años, se queda muy corto, porque viene muchísimo desarrollo, pero lo importante es capacitar a la gente, para que sepa cómo tiene que participar, para que no vean pasar a lo lejos las oportunidades, sino que vayan y las cachen”, finalizó.

Te puede interesar: Dividen en 3 licitaciones tramo 5 del Tren Maya