A su suerte mayas en protocolos Covid

462
Mayas

 

  • Investigadores de la Universidades de Georgetown y de Harvard acusaron al gobierno mexicano de falta de atención adecuada a comunidades mayas.
ÉDGAR FÉLIX

CANCÚN, Q. ROO.- Investigadores médicos de la Universidades de Georgetown y de Harvard acusaron al gobierno mexicano de falta de “sensibilidad cultural” para dar atención adecuada en salud a las comunidades mayas durante la pandemia del Covid-19; “son un buen ejemplo de marginación en el mundo” por la incompetencia, corrupción y desconocimiento de las autoridades.

El estudio “Globalización y poblaciones vulnerables en tiempos de pandemia: una perspectiva maya”, realizado por Claudia Ruiz Sotomayor, profesora de Medicina Interna del Centro Médico de la Universidad de Georgetown, así como Alejandra Barrero, investigadora de la Escuela de Medicina de Harvard, en Estados Unidos, asegura que “sus condiciones de vida (de los mayas) están marcadas por el hacinamiento y, a veces, la falta de saneamiento básico”.

La investigación publicada recientemente en la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos y de los Institutos Nacionales de Salud de aquel país explica que “el razonamiento mental maya no se tomó en consideración al momento de tomar decisiones de atención médica, porque ellos creen que el corazón humano es el receptor de la esencia divina que proviene del ‘Corazón del Cielo’ y del ‘Corazón de la Tierra’, por lo tanto, es sólo el corazón el que permite que la gente utilice su sentido común y no el cerebro”.

Resienten contagios municipios indígenas de Yucatán

La experiencia en tierra maya de los investigadores de estas prestigiosas universidades norteamericanas señala: “somos testigos de una desconfianza arraigada en el sistema de salud, la corrupción del gobierno, un alto grado de marginación socioeconómica y muchos factores subyacentes así como condiciones médicas que aumentan el riesgo de enfermedades o de complicaciones de enfermedades en estas comunidades inmersas en la selva, con poca infraestructura, saneamiento deficiente y sin acceso a servicios sociales y de salud”.

Subrayan que debido a las limitaciones financieras muchas personas de las comunidades se trasladan a ciudades más grandes —como Cancún— para trabajar en la industria hotelera. Antes de que prosperara el modelo de turismo de la era del coronavirus, los cruceros iban y venían hacia y desde la Riviera Maya, los vacacionistas disfrutaban de las playas, la gente de todo el mundo viajaba para presenciar la belleza natural de esta tierra.
Desafortunadamente, junto con su contribución a la economía, este año los turistas también trajeron el SARS-COV-2 con ellos. Los primeros tres casos confirmados en la zona se dieron a conocer el 10 de marzo, y fue el 30 de marzo cuando se dictaron medidas de distanciamiento social, se cerraron hoteles y la gente tuvo que regresar a sus lugares de origen. Y entonces, se llevaron el virus con ellos.

Para advertir a la población sobre los riesgos de la pandemia —aseguran las investigadores estadunidenses—, el gobierno mexicano emitió mensajes por radio y folletos en su idioma nativo, pero la falta de centros comunitarios de salud en el lugar y el difícil transporte desde su pueblo a la ciudad complica la situación porque es difícil garantizar una educación adecuada.

“A pesar de que el gobierno estatal ha establecido brigadas médicas de manera regular con la contingencia actual, no está claro cuántas de estas brigadas están trabajando debido al hecho de que se contrata personal médico para ayudar en las líneas del frente en los hospitales locales”.

Con estos antecedentes, concluyen, uno puede imaginar que “imponer prácticas de distanciamiento social debido a un virus nuevo puede ser difícil si no se aborda de una manera culturalmente sensible, sin darle el reconocimiento y valor al sanador espiritual maya”.

Te puede interesar: Resienten contagios municipios indígenas de Yucatán