Destapa Fonatur corrupción inmobiliaria en Cancún

1457

 

  • Auditoría aplicada sobre la venta de terrenos del Fonatur durante los últimos 20 años en Quintana Roo ha comenzado a arrojar diversas irregularidades.
DALILA ESCOBAR

CIUDAD DE MÉXICO.- Una auditoría aplicada sobre la venta de terrenos del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) durante los últimos 20 años en Quintana Roo, ha comenzado a arrojar diversas irregularidades que podrían derivar en denuncias ante la Secretaría de la Función Pública en contra de funcionarios públicos de administraciones pasadas, adelantó el titular de este organismo Rogelio Jiménez Pons.

Aunque por la secrecía de la investigación no reveló nombres de los responsables de estas ventas ni de los particulares beneficiados, el funcionario reconoció que el desfalco a la nación es grave.

“Lo que hemos tenido es muchas sorpresas, y no solamente en Quintana Roo, sino en el resto de la República”, afirmó.

Descubre Congreso anomalías en contrato

“Ahora resulta que (las operaciones inmobiliarias) son gruesas y nadie lo sabía. Tenemos una reunión con la Secretaría de la Función Pública para reportarle toda esta bola de situaciones que son de una bola de gente que han abusado y son muchísimos”, expuso Jiménez Pons en entrevista con LUCES DEL SIGLO.

El siguiente paso, precisó, será realizar auditorías sobre estas ventas, caso por caso.

“Están hechas un relajo, se han detectado muchos chanchullos con los avalúos pero no queremos advertirles por dónde vienen los golpes a los malos, pero ya están en las investigaciones”.

“(Es) una cantidad importante de hechos mala onda de robo que ha habido en Fonatur a lo largo de 20 años. Abusos como avalúos alterados, compras irregulares, incumplimientos. El claro ejemplo es Tajamar, que es una tomada de pelo”, enfatizó el funcionario federal al solicitarle más detalles de estos movimientos.

En el caso de Malecón Tajamar, dijo, ha transcurrido un largo proceso de fallos de jueces en la cancelación del proyecto, por lo que se deberán pagar indemnizaciones y el gobierno federal no tendría recursos para cubrirlas, pues se trata de montos millonarios.

Sin embargo, aún está pendiente la resolución judicial la demanda de quienes invirtieron en la compra de terrenos y en la que está de por medio una póliza de seguro, que podría hacerse efectiva ante el deterioro del lugar, en el que se deforestó el manglar y no se hizo ni la construcción del complejo.

Se trata de procedimientos que parecen “un robo en despoblado”, añadió y citó el caso de Fonatur Constructora donde también se cometieron “chanchullos” por todos lados.

En los próximos meses, agregó, Fonatur informará de las acciones que se tomen en torno de quienes resulten responsables tanto de la venta como de la compra de terrenos del patrimonio de la federación.

Te puede interesar: Descubre Congreso anomalías en contrato