Macarrones con queso para el Sr. Presidente

745
macarrones-con-queso

 

  • Los macarrones con queso son muy populares; un platillo sencillo, reconfortante y sustancioso, que nunca falla en nuestras mesas.

TERESA RODRÍGUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Los macarrones con queso o “mac and cheese” son uno de los platillos más populares del comfort food estadounidense, pero su viaje hasta el país vecino fue largo.

De acuerdo con diversos historiadores gastronómicos, la primera referencia escrita sobre este platillo puede encontrarse en “Liber de Coquina“, un libro de cocina italiano del siglo 13. La receta documentada consistía simplemente en mezclar la pasta cocida con queso rallado.

De acuerdo con History Daily, existen dos teorías respecto a la popularización de este platillo a Estados Unidos. La primera plantea que es la evolución del pudín de macarrones, una preparación servida en cazuela e infaltable en las cenas eclesiásticas de Nueva Inglaterra.

La segunda y más popular es que el mismísimo fundador de la nación Thomas Jefferson viajó a Italia y quedó flechado por los macarrones con queso. Tanto así que mando importar una máquina de pasta para replicar la preparación y servirla incluso en banquetes oficiales. Fue entonces cuando el queso cheddar sustituyó al parmesano.

Guía rápida del jerez

Aquella receta sencilla y accesible escapó de la cocina de la residencia oficial Monticello, en Virginia, de la mano de los esclavos, quienes la replicaron entre sus comunidades y la hicieron favorita de la cocina regional en los estados del sur.

¡A la cajita!

En 1937, Kraft lanzó al mercado su versión en caja con queso en polvo. La Gran Depresión impulsó su consumo: por tan sólo 19 centavos los estadounidenses podían alimentar a una familia de cuatro. Cuando la economía lo permitía, las amas de casa agregaban otros ingredientes.

La Segunda Guerra Mundial también convirtió a esta versión portátil en una forma de apaciguar la nostalgia de las tropas y abastecerlas de energía. Según documenta el Chicago Tribune, la marca vendió alrededor de 50 millones de cajas durante la guerra.

Después de 83 años, el “mac and cheese” en caja es parte de las alacenas no sólo en Estados Unidos, sino alrededor del mundo, pues hicieron la preparación de la cena fácil aún para los niños y adolescentes que permanecieron en casa cuando las mujeres se unieron a la fuerza laboral.

En la CDMX los macarrones con queso han dejado de ser un plato exclusivo de los menús infantiles. Los establecimientos dedicados al BBQ, los integran en sándwiches, hamburguesas, pizzas o encontrarse en versiones un poco más sofisticadas y con ingredientes de temporada.

Te puede interesar: Guía rápida del jerez