NIDO DE VÍBORAS

469
Nido de Víboras

 

 

POR KUKULKÁN

EL GOBERNADOR de Yucatán, Mauricio Vila, amaneció este martes 27 de octubre con las defensas muy bajas, después del estrés del huracán Zeta. De hecho, el ejecutivo estatal dijo que tenía fiebre y otros síntomas de coronavirus, así que queda en espera de los resultados. También, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, confirmó ayer que salió positiva al virus del COVID-19, el sars-cov-2, por lo que se retira unos días. El mismo caso de Rosa Icela Rodríguez, titular de Puertos del Gobierno de México. La lista sigue creciendo de funcionarios de primer nivel que son víctimas de esta pandemia que se torna cada vez más preocupante.

* * *

AYER VIMOS en este nido la interrupción de la “conferencia” de “prensa” de Gustavo Miranda del lunes y qué pena nos dio. Un pésimo manejo de la crisis, el legislador no supo enfrentar un pequeño problema de intereses y ser apático a una señora que reclamaba algo justo. Realmente no se necesita mucha sensibilidad, experiencia y conocimiento para enfrentar un asunto tan doméstico, sino un poquito de inteligencia, y pues no. No la hubo. ¿Y así quiere ser alcalde, y quiere ser hasta gobernador? No pos sí.

* * *

EN LA ENTIDAD no se ponen de acuerdo con el uso del eslogan que utiliza el gobernador Carlos Joaquín González para anunciar que la entidad ha enfrentado alguna contingencia como los huracanes, de señalar que ¡Quintana Roo está de pie! Vamos, es la frase oficial, pero ya le han salido algunas formas piratas que no dejan de llamar la atención en este nido. El vocero estatal Carlos Orvañanos Rea, por ejemplo, usa una frase parecida en plural: ¡En Quintana Roo estamos de pie! y la alcaldesa Hermelinda Lezama: ¡El gigante está de pie! Todo es del color del cristal con que se mire, sin duda.

* * *

NUEVAMENTE QUEDÓ en evidencia la mala infraestructura anti huracanes de Cancún, Playa del Carmen, Tulum y Puerto Morelos. ¿Cómo es posible que estas poblaciones no cuenten con semáforos anti vientos huracanados ni instalaciones eléctricas que soporten aires no mayores a 200 kilómetros por hora, al menos? Una verdadera lástima. Ya no queremos que exista la gran tecnología como ocurre en ciudades como Key West o Miami, en Estados Unidos, para soportar huracanes categoría cinco, sino vientos fuertes. Es una vergüenza que por el paso de un huracán en escala uno, y otro categoría dos quedemos al borde de la destrucción cuando somos una ciudad que debería tener contemplada la presencia anual de estos fenómenos hidrológicos.

* * *

POCO ANTES de la llegada del huracán Zeta a tierras quintanarroenses los mares de la zona de Tulum comenzaron a “alejarse” de la costa dejando al descubierto una gran porción de arena de la playa. La fuerza de la naturaleza es inconmensurable y asusta. También, en el cenote Hubiku de Valladolid, Yucatán, unas horas antes las aguas subterráneas comenzaron a aumentar su volumen, rebasando el área permitida del enorme orificio de la cueva subterránea. Estos fenómenos dan muestra de todo cuanto provoca la descomunal fuerza producida por los huracanes en mar, tierra y aire. Falta mucho por aprender de estos fenómenos y más estudios que permitan enfrentarlos sin tanta improvisación.

@Nido_DeViboras

 

NIDO DE VÍBORAS