Quieren Ejidos acciones en Tren Maya

600
Quieren Ejidos acciones en Tren Maya

 

  • El fideicomiso permitiría a los ejidos adquirir acciones del proyecto mediante la aportación de sus tierras como capital.
ÉDGAR FÉLIX

CHETUMAL, Q. ROO.- A cambio de aportar mil hectáreas de terrenos como capital, los ejidos mayas de Bacalar y Coba, al sur de Quintana Roo, solicitaron ser incluidos en el Fideicomiso de Infraestructura y Bienes Raíces (Fibras) para implementar varios proyectos de expansión económica basados en turismo y explotación forestal, dependientes del Tren Maya.

Dentro de las negociaciones realizadas por los ejidos mayas para aprovechar los beneficios de expansión que traerá el Tren Maya, las asesoras Gabriela Torres-Mazuera y Claudia Gómez Godoy, del Colectivo GeoComunes, han venido integrando varias propuestas basadas en este Fideicomiso.

El objetivo es que los ejidatarios mayas se beneficien directa o indirectamente de la infraestructura del ferrocarril que correrá por toda la Península de Yucatán, y que cuenten con la garantía de que estos mecanismos bursátiles no se conviertan en un pretexto para el despojo de sus tierras.

Este proyecto fue presentado al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) como mecanismos para integrar a los ejidos de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo en calidad de “inversionistas”, por medio de fideicomisos llamados Fibra Tren Maya.

La propuesta documentada en 64 páginas permitiría a los ejidos adquirir acciones del proyecto mediante la aportación de sus tierras como capital.

El Tren Maya anuncia no sólo las vías necesarias para que se instale y construya el proyecto, sino también los llamados “polos de desarrollo”, que son ciudades con centros de servicios, centros comerciales, hoteles, restaurantes, etcétera.

En su conjunto, el proyecto incluye 22 estaciones y 18 polos de desarrollo los cuales requerirán de miles de hectáreas de tierra bajo propiedad social.

Eliminación del Fonden aumenta riesgos.- Moody’s

Los Fibras son mecanismos bursátiles para financiar proyectos de infraestructura y bienes raíces que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, lo que implica que pueden transmitirse libremente y cambiar de dueño.

En México, los Fibras han financiado la adquisición y construcción de centros comerciales, parques industriales, almacenes, hoteles, sector industrial y oficinas. Algunas Fibras son Macquarie, Prologis, Fibra Hotelera Mexicana (Fiho), Fibra Shop, Fibra Uno (FUNO) y Fibra Mt.

Para que las tierras ejidales parceladas puedan ser aportadas a los Fibras, primero deberán cambiar a dominio pleno; cuando se trate de tierras de uso común, deberán parcelarse y luego convertirse en propiedad privada.

Bajo este supuesto no hay claridad sobre cómo se sorteará la prohibición que establece la Ley Agraria respecto al parcelamiento de tierras con cubierta forestal. Tampoco sobre quiénes serán los titulares de las tierras parceladas o desincorporadas del régimen ejidal cuando se trata de tierras comunales.

Es decir, no es claro si la titulación de tierras para aportarlos a los Fibras sería individual o colectiva. No obstante, existe la posibilidad de que las tierras ejidales se puedan aportar a los Fibras como tierras de propiedad social y en este punto se basan las propuestas ante Fonatur.

Los Fibras ofrecen a los ejidos certificados en la bolsa de valores y una renta fija que, aunque no se recibiría en los primeros años de construcción del Tren Maya. Este tipo de mecanismos suponen el riesgo de una renta variable que puede ser menor a lo esperado por los inversionistas o incluso puede conllevar a la pérdida del capital aportado.

De acuerdo con testimonios de ejidatarios participantes en el proceso de información del Proyecto del Tren Maya, esta información no se ha socializado correctamente en los ejidos que resultarán potencialmente afectados con las obras.

Te puede interesar: Amaga AMLO con reforma contra outsourcing