NIDO DE VÍBORAS

651
Nido de Víboras

 

Por KUKULKÁN

OTRA VEZ, varios quintanarroenses andan temblorosos y nerviosos. Sobre todo aquellos “súper broders” del ex gobernador Roberto Borge Angulo, fichado por la DEA en asuntos del narcotráfico y aprehendido hace pocos años por transa de cuello blanco. Polvos de aquellos lodos llegaron con el nombre de Francisco Rodríguez Borgio, el rey de los casinos y un sujeto sin escrúpulos que se adueñó de grandes extensiones de terrenos en la Riviera Maya. Ahora se sabe el modus operandi de esta clase de hampones cobijados y protegidos por administraciones del PAN y del PRI.

PERO POR aquellos años todos querían tomarse la foto con él, incluido el cantante Alejandro Fernández, quien gracias a Rodríguez Borgio logró el papel estelar de la película Zapata. Dueño del  Grupo Gasolinero Mexicano (GGM) y los casinos Big Bola, no sólo se infiltró con la ayuda de sus amigos políticos, quienes ahora lo niegan, en Petróleos Mexicanos (Pemex) por medio de la renta de barcos a Oceanografía, sino mediante su empresa Libertad Servicios Financieros, para ofrecer créditos de nómina a empleados de la paraestatal.

FUE EN ESE entonces cuando también se vinculó a Yamil Kuri, hermano del senador de la República de filiación panista, Mauricio Kuri, quien fuera identificado públicamente como socio de Javier Rodríguez Borgio y, éste a su vez, amigo del actual gobernador, Francisco Domínguez Servién, quien le financiara su campaña para el Senado en 2012. Así que ya sabemos por dónde vienen estas investigaciones.

RODRÍGUEZ BORGIO tiene varias cuentas pendientes en Quintana Roo con una propiedad en la Riviera Maya conocida como Petempich, cuya extensión es de alrededor de 250 hectáreas con más de 700 metros en primera línea de playa y sobre la que ya se han construido lujosos hoteles y fraccionamientos exclusivos. La transacción se realizó en agosto de 2015. Varios de los que se pasean por la Zona Hotelera y en la entidad andan sudorosos con su “súper cuate”.

* * *

JOSÉ LUIS Pech Várguez, senador por Morena, anda haciendo el berrinchazo de su vida (rarísimo en él) porque dice ahora que los recientes acuerdos en su partido estatal para rediseñar estratégicamente el tinglado de secretarías y la dirigencia “se hizo en lo oscurito”. Todo iba bien en la reunión hasta que le pidieron que se pusiera de acuerdo con el diputado Luis Javier Alegre Salazar, con quien, hasta lo que sabemos, se la lleva (o llevaba) bien. Pero, algo pasó en el camino que pocos minutos después comenzó a despotricar con lengua viperina el susodicho senador Pech.

AHORA SABEMOS que para Pech la frase “en lo oscurito” tiene la acepción de “no me conviene”. O algo muy parecido a recoger sus canicas, el balón y ya no seguir jugando. Un berrinche, pues. Una lástima la actitud inmadura de Pech, a pesar de la alta encomienda y responsabilidad que representa la investidura de la senaduría de la República y a la que llegó por la fórmula plurinominal (porque si hubiera sido por mayoría seguro pierde como es su costumbre).

EN ESTE NIDO nos preocupan esos arranques de Pech. Hay que ponerles altura de miras a los objetivos políticos, al menos un poco de estilo y conciencia social o ya de plano una dosis, aunque sea baja, de responsabilidad. Es una lástima que siempre termine emberrinchado por asuntos muy personales y cuando debería tener, al menos, el objetivo del bien común. ¿Es mucho pedir?

@Nido_DeViboras

NIDO DE VÍBORAS