Abre Kamala puerta a la igualdad

431
Kamala

 

  • Kamala Harris será la primera persona con raíces africanas-asiáticas e hija de migrantes en asumir el cargo de Vicepresidencia de Estados Unidos. 
DALIA GUTIÉRREZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Kamala Harris está haciendo historia al convertirse en la primera que ocupará la Vicepresidencia de Estados Unidos.

La actual Senadora de California, compañera de fórmula del demócrata Joe Biden, Presidente electo del país vecino, también será la primera persona con raíces africanas-asiáticas e hija de migrantes en asumir este cargo.

Y aunque aún falta un largo camino por recorrer en la lucha por los derechos de la mujer, su triunfo abre una puerta para la igualdad.

Y Trump, a temblar

“En Estados Unidos, quien ocupa la Vicepresidencia tiene un asiento en el consejo de seguridad nacional, donde se ven temas militares, de defensa”, dice Gabriela de la Paz, académica de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tec de Monterrey.

“Que tengas una mujer tomando las decisiones de una manera central, no tomando nota, manda un mensaje muy fuerte de que las mujeres pueden ocupar esos puestos y lo pueden hacer bien”.

Además, es la potencial candidata a la Presidencia para el 2024, hecho que también sería inédito.

Harris nació en California, su padre es originario de Jamaica y su madre, de India. Fue la primera Fiscal General de su estado en el 2010.

Su llegada a la Vicepresidencia es resultado de su amplia trayectoria, pero también de la lucha histórica por los derechos de las mujeres.

“Lo que está pasando con Kumala es un reflejo de lo que está pasando a nivel mundial”, indica Mariana Gabarrot, profesora de la Escuela de Humanidades y Educación del Tec de Monterrey.

“El hecho de que ella llegue al poder sí es el resultado de que las feministas han salido a la calle y que han salido a decir que hay desigualdad, de que han buscado escaños políticos”.

También hay una gran influencia de los movimientos feministas ocurridos tras las elecciones presidenciales del 2016, cuando Hilary Clinton perdió ante Donald Trump, cuya victoria generó marchas por los derechos de las mujeres debido a su agenda ultraconservadora.

“Provocó mucho malestar en muchas mujeres, no nada más por el hecho de que hubiera perdido ella, sino por el hecho de decir: ‘¿por qué no puede haber una mujer que sea Presidenta de Estados Unidos?, ¿por qué no puede haber más mujeres en posiciones de poder?'”, dice De la Paz.

Y aunque la agenda de Harris no ha sido específicamente feminista, apunta Gabarrot, su elección manda un mensaje fuerte al mundo.

“Las mujeres se pueden ver a sí mismas en el poder y cada vez más cerca. Eso sirve para que la gente se acostumbre y que las mujeres y las niñas vean que es posible”.

Te puede interesar: Y Trump, a temblar