Muestra valor de las parteras

289

 

  • Janet Jarman expresa que las parteras tradicionales tratan a las mujeres como seres humanos, no como pacientes. Deben ser reconocidas.
ABRIL VALADEZ / AGENCIA REFORMA

GUADALAJARA, JALISCO.- El documental Birth Wars narra la lucha de poder entre médicos y parteras en Chiapas, Guerrero, Veracruz y Oaxaca, donde las muertes maternas aún son comunes.

En el centro de esta disputa hay una pregunta: ¿De quién debe prevalecer la visión del parto?

La película dirigida por la fotoperiodista y documentalista Janet Jarman, que comenzó su carrera en Estados Unidos y Londres, lleva a los espectadores en un viaje a dos mundos divididos por prejuicios y antagonismos, y explora cómo la construcción de puentes entre estos mundos podría ayudar a salvar vidas.

“Mi interés por el tema surgió más o menos en 2015, cuando fui a Chiapas para hacer un trabajo sobre salud materna y en un grupo de parteras tradicionales vi que tratan a las mujeres como seres humanos, no como pacientes, no como números o estadísticas.

Feminicidio impune es contado por Netflix

“Estas parteras están durante todo el parto, antes, durante y después, y son líderes de sus comunidades, se confía mucho en ellas”, dijo Jarman, radicada en México desde 2003.

El documental se centra en sitios donde hay un alto grado de pobreza y comunidades con un gran número de población indígena, para mostrar también los escenarios donde el descuido del sector público alcanza el ámbito de la maternidad.

De acuerdo con el trabajo de Jarman, los problemas alrededor de la partería corresponden, principalmente, a la falta de vínculos entre esta profesión y el personal de las clínicas. Además, muestra cómo varios médicos subestiman el trabajo de las parteras.

“En el documental reflejo la filosofía de la partería; tiene que ver con dejar a las mujeres que tomen sus decisiones y con la menor intervención si no es necesaria. Esa misma filosofía se puede replicar en todo, la de no interrumpir el proceso natural de las cosas, no solo en el parto.

“Creo que sería importante cambiar el modelo obstétrico. Hay wue dar más tiempo, espacio y dar otro entorno a la mujer que está pariendo en el hospital. Las parteras pueden ayudar mucho dentro de las clínicas. Se dedican a tratar los partos de bajo riesgo y así se eliminaría también el mal trato de algunos médicos”.

Birth Wars también hace énfasis en las situaciones enfrentadas por Rafaela, una joven partera de Guerrero. Ella guía el filme por los diferentes momentos del embarazo y parto para comprender esta labor.

Rafaela cuenta cómo pasó de ser una estudiante y practicante de la escuela de parteras de Tlapa, Guerrero, a convertirse en coordinadora médica. Ofrece cursos a futuras parteras de varios puntos del País.

Birth Wars está disponible sin costo en FilminLatino y Cinépolis Klic desde el 5 de noviembre y hasta el 12 del mismo mes.

Te puede interesar: Feminicidio impune es contado por Netflix