NIDO DE VÍBORAS

519
Infonavit

 

Por KUKULKÁN

 

¿CÓMO INTERPRETAR el mensaje del Presidente Andrés Manuel López Obrador ayer durante La Mañanera cuando dijo que le gustó la decisión que tomó el gobernador sobre la represión en Cancún? Tiene tres puntos sobresalientes: el primero, el más evidente, es la confianza depositada en Carlos Joaquín González en la toma de decisiones para salir de una crisis política y el respeto hacia el mandatario de Quintana Roo sobre su trabajo en la región. No como la solución de un conflicto entre partidos sino como un asunto de Estado, como es.

EL PUNTO dos, implícitamente ratifica la situación prevaleciente en el rumbo tomado en la entidad respecto a otros gobiernos distintos políticamente al Gobierno de México o al partido del presidente López Obrador. Quintana Roo se alza como una ínsula importante en el nuevo espectro y esquema democrático del país, y marca una raya importante a otros gobiernos de origen panista o priista del país sin entrar en politiquerías. No es la claudicación de principios sino la responsabilidad y compromiso de gobernar para todos, sean del color que sean. Con ello, patentiza esta postura ya fraguada desde hace tiempo.

EL TRES, es el más importante al no nombrar siquiera a la alcaldesa morenista de Cancún, Hermelinda Lezama Espinosa, en las decisiones para aclarar, transparentar, investigar y garantizar la no represión. Hay una frase con ese sesgo cuando se refiere al caso Cancún: “La no violencia, entonces no necesita la fuerza bruta, requiere tener la razón y requiere tener argumentos y luchar por los ideales y los principios, sin claudicar”. Sólo le faltó decir el nombre para quien va dirigida la sentencia pero muy evidente y, además, demoledora en la parte en la que da por hecho la claudicación. Preocupante lo que pasa mientras Hermelinda Lezama sigue entusiasmada gobernando con las manos llenas de sangre.

* * *

PERO HAY un poco más en todos estos mensajes y en la recomposición política de la entidad. El gobernador Carlos Joaquín tiene ya delimitadas las acciones políticas de la alcaldesa Hermelinda Lezama, y la ha mandado a la congeladora. Hay quienes opinan que hay una confrontación ya porque la presidenta municipal insiste en no cooperar para investigar a fondo los hechos del 9N. Su falta de principios y ética en el gobierno la están llevando a una severa crisis del gobierno municipal porque no quiere renunciar, cuando por razones políticas debió hacerlo de inmediato apenas se disparó la primera bala. Sin futuro político y en el desprestigio, al parecer, se aferra vergonzosamente a un cargo que le quedó demasiado grande para su poca responsabilidad.

* * *

AYER CREARON una “comisión especial” en la Cámara de Diputados de Quintana Roo para investigar los sucesos del 9N frente al edificio de la Presidencia Municipal de Benito Juárez. Una pésima posición de los legisladores quintanarroenses frente a los acontecimientos que tiene en crisis al gobierno municipal, porque frente las investigaciones de la CNDH, de la Fiscalía General estatal, del gobierno estatal y otras de organizaciones feministas, sumar otra es como subirse más a los reflectores para entorpecer algo que necesita más concentración y suma. Dividir las funciones de esa manera sólo trae distracción y mayor desgaste presupuestal porque a la nueva “comisión especial” se le asigna un presupuesto millonario cuando esos recursos se pueden destinar para reforzar otras acciones que ayuden en las indagaciones. Falta de tacto.

@Nido_DeViboras

NIDO DE VÍBORAS