Relatan caída de Interjet desde su interior

536
Interjet

 

  • Las señales de desplome al interior de Interjet comenzaron en 2018; decisiones erróneas incluyen despidos y recontrataciones.

AZUCENA VÁSQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Los problemas financieros de Interjet se hicieron más evidentes desde 2018. Se reflejaba en un mal manejo de personal, estimaciones erróneas de capacidad y hasta falta de bebidas y alimentos a bordo de aviones, relataron ex trabajadores de la compañía.

Una ex supervisora de ventas contó que, en ese año, la empresa redujo parte de su plantilla por el retiro de sus aviones rusos Sukhoi Superjet 100 y a partir de entonces ella se hizo cargo de una labor que venían desempeñando tres personas.

En 2018, Interjet confirmó que despediría a 500 trabajadores, por la reducción de su flota de aviones rusos.

Aguardará SAT cobro de impuestos a Interjet

“Yo ahí dije que no estaba bien porque nunca contrataron a más personas (para administración), y después empezaron a aumentar las quejas del cliente, lo que antes no era”, mencionó.

Aunque en realidad llegaron a ser más de mil trabajadores los despedidos, gran parte de ellos fueron recontratados después, contaron empleados.

Este recorte implicó una liquidación del 120 por ciento para cada uno, pero tras un tiempo, varios compañeros regresaron, dijo un ex oficial de operaciones de la empresa.

Un piloto de la aerolínea calificó este recorte como una “estupidez”, porque se recontrató a buena parte del personal, debido a que cuando llegó William Shaw como director general, en 2019, se empezaron a operar nuevas rutas a destinos internacionales como Quito y Guayaquil, en Ecuador, por lo que se requirieron más aviones y, en consecuencia, más personal.

“Les dieron vacaciones pagadas y regresaron como pilotos de Airbus”, contó.

Sin embargo, los aviones de esas nuevas rutas internacionales no se llenaban, ya que la ocupación era de 60 por ciento, sostuvo.

Además, Interjet siguió teniendo problemas con sus operaciones porque Shaw estimó una capacidad de personal para operar 23 mil horas de vuelo en temporadas altas, cuando su capacidad real era de 19 mil, describió.

“Yo me bajaba de un vuelo y era córrele, literal córrele (a otro vuelo). A veces pasaba migración y aduana y me rechiflaban los pasajeros, porque siempre les decían a los de tráfico que era por falta de tripulaciones, entonces los pasajeros te rechiflaban, te mentaban la madre. A veces me sacaron de mi casa en mi día de descanso para volar”, contó.

Asimismo, el año pasado uno de los síntomas que reflejaba lo mal que estaba la empresa fue cuando el servicio de comida a bordo, bebidas y limpieza a las aerolíneas, conocido como comisariato, empezó a ser insuficiente, relató el ex oficial de operaciones.

“Es el primer punto en que se identifica que ya anda mal la empresa, que no tienes ni vasos, no tienes ni hielos, es precisamente cuando entró la administración de William Shaw”.

En marzo de ese año, incluso no se dieron alimentos de cortesía que todavía se ofrecía en vuelos internacionales. Después, Interjet empezó a cobrar por separado por alimentos y bebidas.

Te puede interesar: Aguardará SAT cobro de impuestos a Interjet