Falla protección ante desastres naturales, advierte Cruz Roja

878
Cruz Roja

 

  • Los desastres causados por el clima extremo están en crecimiento, pero los recursos para hacer frente a la crisis climática fallan, considera Cruz Roja.
TONATIÚH RUBÍN / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Los desastres causados por el clima extremo están en crecimiento, pero los recursos destinados a hacer frente a la crisis climática fallan en proteger a las personas más vulnerables, concluye un reporte de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC, por sus siglas en inglés).

El año pasado, 97 millones 600 mil personas fueron afectadas por desastres en todo el mundo, apunta el informe “The World Disasters Report 2020: Come Heat or High Water”.

La mayoría de las personas (el 97 por ciento) fueron impactadas por eventos relacionados con el clima, como inundaciones, olas de calor o tormentas.

Aumenta por ‘Iota’ devastación en Centroamérica

Sin embargo, en algunos países de alta vulnerabilidad al cambio climático se invirtió un dólar por persona en adaptación, es decir, en reducir su vulnerabilidad a las consecuencias del fenómeno.

En la República Centroafricana y en Corea del Norte no se realizó ninguna inversión al respecto, denuncia el reporte.

Jagan Chapagain, secretario general de la IFRC, explica que el financiamiento para adaptación al cambio climático no se destina a proteger a las comunidades más expuestas a los riesgos causados por este fenómeno.

“Existe una clara desconexión entre dónde el riesgo climático es mayor y hacia dónde va el financiamiento de adaptación al cambio climático. Esta desconexión muy bien podría costar vidas”, alerta.

Ninguno de los 20 países más vulnerables al cambio climático está entre los que reciben más recursos por persona para adaptación, revela el documento.

De acuerdo con la organización, el financiamiento necesario para adaptación a los desastres climáticos está al alcance: cada año, se requieren cerca de 50 mil millones de dólares para cubrir los requisitos de adaptación de 50 países en desarrollo.

Según el reporte, los estímulos económicos para responder a la pandemia del Covid-19 son una oportunidad para reducir la vulnerabilidad al cambio climático a través de financiar sistemas de alerta temprana que permitan actuar con anticipación a los desastres.

“El trabajo de adaptación climática no puede quedar en segundo plano mientras el mundo está preocupado por la pandemia: las dos crisis deben abordarse juntas”, considera Chapagain.

Durante los primeros seis meses de la pandemia del Covid-19, más de 100 desastres han ocurrido en el planeta, los cuales afectaron a más de 50 millones de personas.

El 99 por ciento de los afectados fueron impactados por eventos relacionados con el clima, destaca el informe.

“Estos desastres ya están en las puertas de todos los países del mundo. Debemos aumentar significativamente la inversión en acciones climáticamente inteligentes”, subraya Chapagain.

Te puede interesar: Aumenta por ‘Iota’ devastación en Centroamérica