Acecha requisa a Interjet

790
Interjet

 

  • Ante los problemas financieros de Interjet, el Gobierno federal podría optar por una requisa, que implicaría asegurar los activos de la empresa.
AZUCENA VÁSQUEZ / AGENCIA REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante los problemas financieros de Interjet, el Gobierno federal podría optar por una requisa, que implicaría asegurar los activos de la empresa y su operación para garantizar la prestación del servicio.

A principios de este mes, la aerolínea dejó de operar por completo dos días, con lo que violó la concesión que le otorgó el Gobierno para dar el servicio de transportación aérea.

Eso podría ser suficiente argumento para requisar la empresa, pues no garantiza el servicio de manera satisfactoria, afirmó Víctor Pavón, presidente ejecutivo de la consultora Oxford Competition Economics.

Apoya SCT a Interjet; busca evitar la quiebra

“Cuando una empresa de este tipo falla en sus operaciones con todas las afectaciones, con gente que queda varada, que no se puede transportar y no se puede encontrar un sustituto inmediato, se trastoca todo el interés público de los usuarios, incluso la obligación del Estado de garantizar el servicio de transporte en condiciones de eficiencia y confiabilidad”, comentó.

En caso de que se tema algún peligro para la economía nacional, el Gobierno federal podrá hacer la requisa de las aeronaves y demás equipo de los servicios públicos de transporte aéreo, de los bienes muebles e inmuebles necesarios y disponer de ellos como crea conveniente, menciona la Ley de Aviación Civil.

Una requisa implicaría que el Gobierno tome los activos y operación de la empresa para no dejar de ofrecer el servicio, explicó Pavón.

“La característica de esta figura es que de última instancia el Estado puede tomarla para salvaguardar el interés público.

Interjet

“Cuando un concesionario ya no está cumpliendo conforme al título de concesión, entonces el Estado es llamado a entrar en acción y tomar el control temporal de los bienes y los opera a título del Estado mexicano”, señaló.

Rosa María Montero, maestra en Derecho y asesora en Derecho Aéreo, consideró que con esta figura la empresa puede continuar con su operación y garantizar las fuentes de trabajo.

También resulta conveniente para preservar la vía general de comunicación y fortalecer las concesiones, con lo que el Estado preserva el servicio público y atiende el interés.

Aclaró que todos los gastos de la requisa quedan a cargo de la empresa y se extendería por el tiempo que subsistan las condiciones que motivaron la medida.

Aunque es una figura extrema que obliga al Estado a operar una aerolínea, no es la primera vez que sucede, pues en el año 2000 el Gobierno requisó a Aeroméxico después de que el sindicato de sobrecargos declaró una huelga en demanda de aumento salarial.

Te puede interesar: Apoya SCT a Interjet; busca evitar la quiebra