Defraudan a extranjeros, los busca justicia de EU

976
extranjeros

 

  • En octubre la Corte Central de California inició las investigaciones de lo que podría ser una extensa red de defraudadores de extranjeros.
ÉDGAR FÉLIX

PLAYA DEL CARMEN, Q. ROO.- En octubre pasado la Corte Central de California inició las investigaciones del caso 2:20-cv-09813 de lo que podría ser una extensa red de defraudadores de bienes raíces contra extranjeros, ciudadanos estadounidenses y canadienses, sobre todo jubilados y pensionados, con pretensiones de adquirir inmuebles en la Riviera Maya, Quintana Roo, a través de la empresa Investment Properties Mexico (IPM), con sede en Playa del Carmen, que actualmente ofrece diversos paquetes de inversión en la zona.

Esta red de defraudadores encabezada por Sean Andrew O’Neal (con alias Sean Sipos, Andrew Sipos, Sean Ryan) ha sido descubierta por una investigación del FBI sobre las acusaciones de una mujer no identificada de Nebraska a la que O’Neal estafó con 375 mil dólares durante dos años. El total del monto asciende a cientos de millones de dólares, pues tan sólo la Bolsa de Valores de Estados Unidos está reclamando desde octubre pasado 2 millones 800 mil dólares en comisiones.

El 26 de octubre pasado, en la corte central de California, la Comisión de Bolsa y de Valores de Estados Unidos abrió una averiguación de investigación contra Sean Andrew O’neal, Aalex Duain Forester, Michael Robert Hicks, Yarden Moshe Mony Krampf, Christopher Byungin Lee, Michael Roy Raynor y Lee Sobel, porque “participaron colectivamente en la oferta y venta de las acciones ordinarias de numerosas empresas”. La CBVEU reclama 2 millones 800 mil dólares en “comisiones ilícitas” por su trabajo de solicitud de valores y asegura que cada demandado no estaba registrado como corredor o comerciante en la comisión.

Atrae a canadienses mercado inmobiliario del estado

En enero pasado, el fiscal federal Joe Kelly anunció que Sean Andrew O’Neal, de 58 años, de Rancho Palos Verdes, California, fue sentenciado en Omaha, Nebraska, a 54 meses de prisión por el juez principal de distrito de los Estados Unidos, John M. Gerrard, por fraude electrónico. No hay libertad condicional en el sistema federal. O’Neal también recibió la orden de pagar 477 millones 324 mil 27 dólares en restitución a sus víctimas.

A partir de agosto de 2012 y hasta marzo de 2014, O’Neal ideó un plan para defraudar y obtener dinero de sus víctimas, una del área de Kearney, Nebraska, y la otra de Canadá.

O’Neal era copropietario y empleado de Investment Properties Mexico (IPM) ubicado en Playa del Carmen, Quintana Roo. La empresa es una firma de inversión inmobiliaria en el negocio de venta de terrenos y condominios ubicados en este país. IPM comercializó la empresa a través de internet para solicitar a particulares que buscan comprar bienes raíces en México.

Durante esos años, O’Neal se hizo amigo de las víctimas y las preparó para que invirtieran en su plan cuando era plenamente consciente del devastador impacto financiero que la pérdida tendría para sus víctimas. O’Neal luego tomó el dinero proporcionado por sus víctimas y usó los fondos para su propio beneficio. Mientras tanto, O’Neal continuó asegurando a sus víctimas que las propiedades en México habían sido compradas.

Un portavoz de la firma IPM, contactado por el medio digital Pelican Free Press, dijo que la compañía rompió su relación con O’Neal cuando se enteró de la queja de la mujer de Nebraska. Dijo que la compañía ayudó en el caso al informar y cooperar con el FBI. Investment Properties México actualmente tiene varios desarrollos en curso en Puerto Aventuras y otras áreas cercanas.

La evidencia presentada al jurado describió a IPM como una firma de inversión inmobiliaria en el negocio de venta de terrenos y condominios ubicados en México. Se comercializa a sí misma a través de internet (https://www.investmentpropertiesmexico.com/) para solicitar compradores potenciales como el demandante de Nebraska.

El gobierno sostiene que a partir de 2012 a 2014, O’Neal usó “reclamos materialmente falsos” al transferir los pagos del demandante y las transferencias de efectivo a una cuenta bancaria de California Wells Fargo a nombre de su hijo. Luego se le acusa de desviar los fondos para su propio uso y no compró bienes inmuebles para el denunciante.

El actual CEO de Investment Properties México, Richard Houghton, ha sido acusado en foros de fraudes de Estados Unidos de tener una muy mala reputación, pues aseguran que lleva más de 20 años haciendo fraudes con la complicidad de las autoridades. “Su estafa original comenzó en La Jolla (California). Los policías lo arrestaron pero Houghton robó un bote de Coastal Properties y Mike Bretzel de Ormand Beach, Florida. Luego estableció un esquema Ponzi en Puerto Aventuras con su compañera de estafas, una ex escolta/stripper de San Diego, llamada Allison Zaner”.

Te puede interesar: Atrae a canadienses mercado inmobiliario del estado