NIDO DE VÍBORAS

395

 

Por KUKULKÁN

EL VIDEO de una supuesta fiesta con todo incluido y atiborrada de personas, celebrada en Tulum, al parecer hace algunos días, publicado por Marlow Stern, editor senior de entretenimiento del The Daily Beast, provocó diversas reacciones desde ayer en las redes sociales digitales. Volvemos al punto que señalábamos en este formidable y venenoso nido de serpientes de hace algunos días cuando cerraron un restaurante en la Zona Hotelera de Cancún por permitir el sobrecupo de personas sin que tuvieran espacio para guardar la distancia entre ellas:  ¿Quién es el culpable? Cierto, las autoridades, una parte y que es muy importante, pero también otra gran responsabilidad es de quien se mete cuando ve algo así.

LOS COMENTARIOS son con esa regla de castigo, estilo fascismo puro o de Estado paternal con sus hijitos alrededor, en lugar de educar y fomentar la libertad de morirse. Todo comenzó en Italia hace algunos años cuando las autoridades decidieron cambiar los letreros de advertencia de muerte por ser zonas de peligro los cables de alta tensión, por unos menos restrictivos. En lugar del típico: “peligro, muerte”, los modificaron con un “si usted toca estos cables, morirá”, como una opción y con respeto a la libertad de la persona.

EL MISMO caso del Covid-19 para una sociedad avanzada en educación, cultura y libertad. La democracia es un asunto desde la educación y no puede basarse en medidas restrictivas o en Estados paternalistas. De ahí que quien acuda a esas fiestas ya sabe de los riesgos que tendrá. Y más, no se trata de “castigar” a una forma de comportamiento sino de asumir una responsabilidad individual y social a las consecuencias de cada acción. Las autoridades debieron prohibir de inmediato una fiesta así, llena de personas, sin guardar la mínima distancia, infestados (tal vez) de Covid-19 y sin cubrebocas. A estas alturas del partido, en estos meses de confinamiento y de la pandemia del Covid-19 a nivel mundial ya es un requisito pensar por sí mismo.

* * *

GRAVE LO que está pasando con los feminicidios en Quintana Roo. Hasta parece una burla o al menos casos intencionales por cómo suceden. El lunes, decenas de mujeres, integrantes de diversos colectivos marcharon para exigir justicia por Jeydi, quien su cuerpo fue encontrado el domingo por la mañana, descuartizado y dentro de una bolsa. En la tarde las mujeres partieron de la sede del Congreso del Estado, en la capital del Quintana Roo, hacia la Fiscalía General del Estado (FGE).

* * *

DE VERDAD que alguien le ayude al dipuverde Gustavo Miranda a escribir sus mensajes en Twitter porque o no sabe transmitir sus ideas o nunca fue a la escuela. Escribe ayer: “Ante las fechas decembrinas, Quintana Roo se encuentra lejano al tope de la ocupación hotelera. La recuperación turística depende de distintos factores entre ellos la salud. Impulsar al turismo seguro requiere de evitar repunte de casos. Si nos cuidamos, juntos avanzamos”. ¿Y así pretende aspirar a seguir en la política? En realidad los de este club de cuates están cortados con la misma tijera.

TODAVÍA ES muy memorable cuando el Niño Verde no supo responder cómo se seleccionaba y reciclaba la basura hace ya bastantes años, cuando se paseaba en San Lázaro. Qué decir de los “panchos” y escándalos disléxicos de Jorge Kawaghi. Así que el comportamiento del dandito Miranda entra en el estándar de calidad de ese club de amigos, que no partido y muchos menos verde.

@Nido_DeViboras

NIDO DE VÍBORAS