Rezago legislativo sobre salud mental

689
Salud mental

 

  • Quintana Roo se encuentra dentro de la lista de estados de la República que no cuentan con una legislación específica en materia de salud mental.
FELIPE VILLA

CIUDAD DE MÉXICO.- Quintana Roo se encuentra dentro de la lista de estados de la República que no cuentan con una legislación específica en materia de salud mental. Las disposiciones para esta materia están contenidas sólo en cinco artículos en la Ley de Salud de la entidad.

Además, no prevé en sus normativas la atención de los trastornos mentales de todos los grupos vulnerables y de todos los tipos de víctimas, advierte un informe del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

En el documento, titulado La Salud Mental: una Visión desde los Derechos Humanos y las Legislaciones, se alerta sobre un incremento de este tipo de enfermedades en todo el país. Asimismo, señala la importancia de que tanto a nivel federal como estatal se cuente con la normatividad adecuada para enfrentar este fenómeno social.

Los trastornos mentales más comunes son la depresión, los distintos tipos de ansiedad, los ocasionados por dolor, las migrañas, la esquizofrenia, el alzheimer, los debidos al consumo de sustancias, los bipolares, el autismo, los neurocognitivos, los ocasionados por el consumo de alcohol, la epilepsia, de conducta, de la conducta alimentaria, cefalea tensional, discapacidad intelectual, de la atención y la autolesión.

Forman alianza a favor de la nutrición infantil

Entre los trastornos mentales de la conducta alimentaria que se han incrementado en los últimos años figuran la anorexia y la bulimia. Con respecto a los neurocognitivos, la pérdida de memoria, la alteración de la percepción y la incapacidad de resolver problemas.

Las enfermedades mentales pueden ocasionar que los pacientes sufran abuso y violencia de su entorno y, sin diagnóstico y tratamiento, pueden terminar en suicidio.

El informe explica que las enfermedades mentales pueden derivar en padecimientos graves e, incluso, llevar a la muerte si no se atienden adecuadamente. “Son una causa importante de discapacidad y mortalidad, por lo que suponen una tercera parte de todos los años perdidos por discapacidad y una quinta parte de todos los años de vida ajustados en función de la discapacidad”.

Sin normativa

De acuerdo con el documento, Quintana Roo no cuenta con normativa específica que proteja, en materia de salud mental, a familiares de personas desaparecidas; víctimas de trata; víctimas de tortura; reclusos del sistema penitenciario; testigos en procesos judiciales y beneficiarios de medidas cautelares; personas con discapacidad; personas con adicciones; trabajadores y alumnos del sistema educativo; integrantes de los pueblos indígenas; beneficiarios del sistema de adopciones, y tampoco a quienes padecen trastornos alimenticios, sobrepeso y obesidad.

Otros ordenamientos del estado sí prevén la atención a la salud mental de los jóvenes, los adultos mayores, las víctimas de violencia. Así como los adolescentes en problemas con la justicia, las personas con trastorno del espectro autista y las víctimas de acoso escolar.

Concluye el documento que “la atención de la salud mental con una visión desde los derechos humanos requiere de legislaciones y políticas públicas libres de estigmatización y discriminación”. Además, señala que se debe garantizar a todos los pacientes de este tipo de enfermedades el acceso “a los sistemas de salud con el fin de que logren un desarrollo integral con pleno respeto a la dignidad humana”.

Y advierte que la responsabilidad de la atención a estas enfermedades es tanto federal como estatal. Quince entidades de la República ya cuentan con leyes estatales de salud mental. Las otras 17, entre las que se cuenta Quintana Roo, sólo se refieren a ella en sus respectivas leyes generales de salud.

Te puede interesar: Forman alianza a favor de la nutrición infantil