Cabildea empresario contrato de rayos X para las aduanas del país

988

 

  • Héctor Sulaimán Saldívar ha estado gestionando que Rapiscan Systems se quede con la proveeduría de un sistema de seguridad vía rayos X.

STAFF / LUCES DEL SIGLO

CANCÚN, QROO.- El gobierno federal fue alertado por la existencia de un cabildero que busca beneficiar a la proveedora Rapiscan Systems con la asignación de contratos para el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

De acuerdo con la alerta, a pesar de no tener un cargo formal en Rapiscan Systems, Héctor Sulaimán Saldívar ha estado gestionando con diversas autoridades para que la empresa se quede nuevamente con la proveeduría de un sistema de seguridad vía rayos X para las aduanas del país.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto, la firma obtuvo el contrato CS-300-AD-I-P-FC-069/17 para el Servicio de Dictamen de Imágenes de Revisión No Intrusiva, a través de adjudicación directa.

El SAT comprometió más de 2 mil 887 millones de pesos por los equipos de Rapiscan con los que escanea, analiza y dictamina imágenes para la inspección, verificación, reconocimiento y control de la entrada y salida de mercancías, así como los medios en que son transportadas.

La tecnología no intrusiva funge como un apoyo para el SAT y la Administración General de Aduanas para asegurar el cumplimiento de las disposiciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en materia de comercio exterior y garantizar la seguridad nacional, proteger la economía del país, la salud pública y el medio ambiente, impidiendo el flujo de mercancías peligrosas o ilegales hacia el territorio nacional.

No obstante, los equipos de Rapiscan, que operaron desde enero de 2018 hasta junio de 2020, no lograron detener el ingreso de estas mercancías, incluidas millones de armas que se colaron por contrabando al territorio nacional. En 2019 solo fueron aseguradas alrededor de 9 mil 279 armas de fuego en la frontera con Estados Unidos, donde se estima que ingresa el 70% de las armas por la vía ilícita.

Debido al incumplimiento en los niveles de servicio del mencionado contrato y sus convenios modificatorios, el SAT determinó penalizar a la compañía con una deducción que supera los 7 millones 500 mil pesos.